Agentes de la Brigada de Policía Científica de la Policía Nacional de Granada han llevado a cabo la investigación de un suceso acaecido en un domicilio de la zona centro de la capital. Lugar donde se produjo una explosión seguida de un incendio. Provocando daños materiales, supuestamente después de verter al inodoro inadecuadamente distintos productos de limpieza.

Los hechos sucedieron a las 10,15 horas del pasado 26 de octubre. Cuando se recibió una llamada en la central del 091 que alertaba sobre un incendio originado en una vivienda del centro de la ciudad. La primera medida tomada por la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional consistió en evacuar a los vecinos del edificio para evitar daños personales. Hasta quedar controlado el incendio.

Los agentes observaron gran cantidad de agua y cenizas saliendo por debajo de la puerta del piso. Donde se había producido el incidente. Una vez adoptadas las medidas de protección establecidas, accedieron a su interior. Para lo que utilizaron las llaves que les proporcionó una vecina.

Una vez dentro del inmueble, observaron una gran cantidad de humo que les impedía continuar avanzando sin el material específico. Solicitaron la presencia de una dotación de Bomberos de Granada. Los cuales se personaron instantes después, sofocaron el incendio y despejaron la vivienda de humo.

Causas del incendio

En primera instancia se contemplaron varias causas posibles que hubieran provocado el incendio. Mientras se esperaba la realización de una inspección ocular por parte de policías especializados en la materia. La vivienda resultó con daños considerables y quedó asegurada tras comprobar que no había ninguna persona en su interior.

El informe realizado por los expertos fue “concluyente”. Determinó que el origen del incendio fue una explosión de origen químico que tuvo lugar en el interior del inodoro. Provocada por “la mezcla de diversos componentes químicos de varios productos de limpieza“.

Afortunadamente no se encontraba ninguna persona en el domicilio y solo se produjeron daños materiales. En el momento inmediatamente posterior a dicha explosión, quedaron en la atmósfera productos de la reacción. También gases tóxicos que podrían comprometer la salud o la vida de las personas que hubiesen llegado a inhalarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *