Marihuana-Policia-Nacional

En el marco del Plan Integral de Seguridad Norte que se viene desarrollando en la Comisaría Provincial, agentes de la Policía Nacional de Granada han llevado a cabo un dispositivo policial, concretado en la calle Fray Juan Sánchez Cotán, durante el que se han inspeccionado 16 viviendas y dos locales. De ellas, 15 estaban defraudando el fluido eléctrico. Por este hecho se ha identificado a dos personas.

Además, los policías han practicado una entrada y registro en una de las viviendas donde ha quedado desmantelada la infraestructura de un cultivo a gran escala de marihuana en el que se han incautado 330 plantas.

El operativo se inició a primera hora de la mañana, cuando agentes adscritos a la Comisaría de Distrito Norte, acompañados por la Unidad de Intervención Policial –U.I.P.- y por la Brigada Provincial de Policía Científica, junto con personal cualificado de la empresa de electricidad Endesa, se personaron en la calle Fray Juan Sánchez Cotán, donde se inspeccionaron 16 viviendas y dos locales. El resultado de dicho control fue la localización de 15 viviendas conectadas ilegalmente a la red de suministro eléctrico. Por tanto, tan solo una de ellas disponía de contrato suscrito con la compañía eléctrica.

Dos personas han sido identificadas como presuntos responsables de defraudación de fluido eléctrico

Por el momento, dos personas han sido identificadas como presuntos responsables de delitos de defraudación de fluido eléctrico.

Además, los agentes han localizado una vivienda que estaba siendo utilizada como un cultivo interior de marihuana a gran escala, en la que se hallaron tres plantaciones distribuidas en otras tantas habitaciones. Todas ellas habían sido habilitadas previamente para albergar y proporcionar las mejores condiciones que favorezcan el crecimiento y floración de esta droga.

Foto: Policía Nacional

330 plantas de cannabis sativa intervenidas en un cultivo interior habilitado en una vivienda

Los agentes, quienes ya han dado cuenta del resultado de sus pesquisas a la autoridad judicial, han incautado un total de 330 plantas de cannabis sativa y la infraestructura ha quedado desmantelada. Por otra parte, se continúan las gestiones para determinar la identidad del responsable o responsables de los cultivos de interior, por lo que no descartan detenciones.