Agentes de la Policía Nacional han detenido en la zona centro de la capital granadina a un joven de origen marroquí de 21 años, al cual le constan varias detenciones y antecedentes policiales, como presunto autor de un de delito de robo con violencia e intimidación, tras haber asaltado a dos hermanos sexagenarios “sin techo” durante la noche utilizando la navaja de un sacacorchos para intimidarles e intentar sustraerles el móvil y una radio. El detenido ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial.

Una patrulla policial presenció la escena y detuvo al presunto autor

Los hechos tuvieron lugar un poco más tarde de la medianoche del pasado 9 de noviembre. Fue entonces cuando dos hermanos sexagenarios, que se encontraban en la calle por no disponer de domicilio ni alojamiento alguno, fueron abordados por un joven de aspecto magrebí el cual intentó entablar conversación con los mismos. No obstante, los dos hermanos “sin techo” desconfiaron de las intenciones de este, pensando que podría intentar robarles, por lo que le solicitaron en varias ocasiones que se marchara del lugar.

La reacción del presunto asaltante fue comenzar a insultarles y amenazarles, poniendo en su conocimiento que poseía una navaja a la vez que se echaba mano al bolsillo y sacaba efectivamente una navaja incorporada como accesorio en un sacacorchos. Seguidamente, el presunto autor comenzó a pedirles que les entregara el teléfono móvil, comenzando a registrarles sus ropas, cayendo los tres al suelo debido a la resistencia presentada por las víctimas. Tras encontrar el asaltante un aparato de radio en uno de los bolsillos comenzó un forcejeo entre los tres que acabó con el objeto disputado cayendo al suelo, a la vez que el presunto atracador emprendía la huída del lugar.

Alcanzado por las víctimas y detenido por una patrulla allí presente

Las víctimas iniciaron la persecución del presunto ladrón, el cual fue alcanzado instantes después, dando comienzo a un nuevo forcejeo en el que una de las víctimas fue empujada y tirada al suelo. En ese mismo momento, una patrulla policial encargada de  prevenir la comisión de delitos en la zona, presenció este último acto y se dirigió hacia los protagonistas de la escena para averiguar qué estaba ocurriendo. Los asaltados relataron lo sucedido a los agentes actuantes, los cuales encontraron el aparato de radio en el suelo de la calle, devolviéndoselo a su propietario, deteniendo acto seguido al presunto autor de los hechos, un varón marroquí con antecedentes policiales y un permiso de residencia en nuestro país que no había sido renovado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *