Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo durante el mes de enero en Granada capital alrededor de 50 actuaciones. Todas motivadas
por la aglomeración de personas prohibidas por la pandemia del Covid-19. Más de 50 personas han sido propuestas para sanción administrativa. Incluso una mujer ha resultado detenida por negarse a realizar la prueba de alcoholemia.

La mayoría de las intervenciones han tenido lugar tras recibir llamadas telefónicas de ciudadanos. Testigos de posibles incumplimientos y requerían la presencia policial para subsanarlos. En otras ocasiones se han desarrollado a iniciativa de los propios agentes, como testigos directos de las mismas.

Los principales motivos de estas intervenciones han sido la participación de un número de personas por encima del autorizado en reuniones en la vía pública. Algunas de ellas realizando botellones. Además, se han propuesto para sanción 14 personas, incumpliendo diversas de las medidas sanitarias decretadas.