Agentes de la Policía Nacional de Málaga y Granada han llevado a cabo, a mediados de este mes de marzo, el desmantelamiento de la infraestructura de una importante organización criminal dedicada al tráfico de drogas entre España y Polonia principalmente. Fruto de la operación se ha procedido a la detención de tres hombres de entre 26 y 28 años, de nacionalidad polaca y asentados en la costa malagueña. Los encartados se dedicaban a la adquisición de importantes partidas de sustancias estupefacientes -concretamente marihuana- para una vez realizado el acopio de las mismas, proceder a su traslado y distribución hacía países del norte de Europa, multiplicando los beneficios de la transacción.

Asentados en Málaga y Granada

A principios del mes de febrero, agentes especializados en el crimen organizado tuvieron conocimiento que una organización criminal formada por individuos de países del Este, estarían asentando sus negocios delictuales –contra la salud pública- tanto en la costa malagueña como en localidades aledañas a Granada.

El transcurso de la investigación permitió a los agentes dar con los investigados, constatar que estos no ejercían ninguna actividad laboral, pero mantenían un alto nivel de vida. Además, los investigadores consiguieron detectar el ‘modus operandi’ de la organización criminal y desmantelar la infraestructura que les permitía el tráfico ilícito de drogas entre España y Polonia.

Una nave de Padul

Las pesquisas condujeron a los agentes, a mediados del mes de marzo, hacia un polígono industrial de la localidad granadina de Padul. Los detenidos habrían conducido –en repetidas ocasiones- dos vehículos desde el chalet de lujo donde residían hasta una nave, ocultando en ella tanto la furgoneta que transportaba la mercancía ilegal como el turismo que acompañaba como “lanzadera”.

Los investigadores, con sospechas fehacientes de que la nave se utilizaba como almacén de droga, solicitaron el apoyo de otras unidades policiales de la Jefatura Superior de Granada con el fin de frustrar la evolución del ilícito.

En el momento de la intervención, los agentes sorprendieron a los encartados introduciendo bolsas termo selladas -que contenían cogollos de marihuana- en sacos de sustrato para plantas. Las indagaciones probaron que se estaban realizando envíos de droga tanto a Polonia como a otros países de la Unión Europea a través de este método.

Un fusil de asalto e instrumentos de “hackeo”

De los registros realizados tanto en la nave como en el chalet de lujo donde residían los detenidos, se intervinieron un total de 320 kilos de marihuana, 198 gramos de hachís, un fusil de asalto “Kalashnikov” con cargador y munición, así como cuatro máquinas termo selladoras, tres balanzas de precisión, documentos falsos y un ordenador portátil con aparatología para “hackear” centralitas de vehículos y clonar llaves de arranque entre otros instrumentos.

Los investigados han sido arrestados como presuntos responsables de los delitos de pertenencia a organización criminal, delito contra la salud pública, tenencia ilícita de arma de fuego y falsedad documental.

La autoridad judicial ha dictado el ingreso en prisión de los tres investigados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *