El Ayuntamiento de Granada se ha comprometido con los guías e intérpretes turísticos de la capital a combatir el intrusismo laboral que experimenta el oficio.

Para ello, la policía turística se erige como la principal apuesta del equipo de gobierno. Este cuerpo de policía nació hace una década con el fin de brindar información de interés turístico y de garantizar la seguridad de los visitantes durante su estancia en Granada.

Ahora, gracias a una colaboración conjunta entre las concejalías de Turismo y de Seguridad Ciudadana con la Asociación de Guías Intérpretes del Patrimonio (AGIP), este cuerpo de policía va a ser el encargado de evitar el intrusismo dentro de la profesión.

“Me han llegado quejas de guías e intépretes profesionales, pero también de párrocos de iglesias del Albaicín sobre historias falsas y erróneas que se cuentan dentro de sus monumentos -cuenta Manuel Olivares, concejal de Turismo-. No vamos a permitir que la historia sea trastocada por personas que no tienen la correcta cualificación, y que transmiten nuestra historia y nuestro pasado de una manera errónea”.

Hasta ocho agentes integran esta policía turística, que cuenta con un gran equipo informático para realizar su labor -ordenadores, tablets, PDAs…-. “Hemos tenido tanto cruce de culturas que la historia se puede interpretar desde muchos puntos de vista. La labor de los guías es fundamental. Cuentan nuestra historia sin errores. Esto es algo básico para que los jóvenes y los turistas sepan de dónde venimos, quiénes somos, conozcan nuestro patrimonio y lo respeten”, asegura Olivares.

“¿Qué turismo y qué futuro queremos?”

Con esta actuación, el sector del turismo podría dar un pequeño pero necesario salto de calidad, eliminando por completo un problema que asola también a otros sectores y que merma la calidad del principal motor de la economía granadina. “Tenemos que plantearnos qué turismo y qué futuro queremos -explica Miguel Campos, presidente de la asociación-. Sufrimos un intrusismo galopante. Durante estos momentos de pandemia, el turismo es el sector que más funciona, así que todo el mundo se ha subido al barco de una manera salvaje”.

Campos hace mención a la progresiva bajada del nivel formativo de los futuros profesionales que se ha ido produciendo en los últimos años. Esto habría provocado la aparición masiva de nuevos guías e intérpretes, aumentando así la competencia entre todos los profesionales que componen el sector.

Actualmente, en Granada hay 700 profesionales titulados, de los cuales 200 componen la asociación. En Andalucía, el número se eleva a 5.600. Además de eso, hay que sumar a los ‘intrusos’, que hacen que la presión por trabajar “sea terrible”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *