techo-terremoto

El fenómeno natural ocurrido en la mañana de este sábado 23 de enero en Granada, se ha convertido también en un fenómeno viral en las redes sociales. Las palabras Granada y terremoto se han convertido en tendencia en Tuiter, y varios vídeos han corrido por los grupos de WhatsApp como la pólvora.

Uno de ellos tenía como protagonista a Elisabeth, una joven de Atarfe con la que hemos contactado: “En mi casa estábamos solo mi marido y yo. Estaba en la cocina y de repente ha sido como una explosión. Se caían cosas de la cocina como botellas de cristal que se han roto. Y recuerdo ruido, mucho ruido y mucho movimiento. Yo me he pegado a la pared”.

“Ha sido el terremoto más fuerte que he vivido en mis 41 años”

Elisabeth tiene su casa en la calle Casanueva, la más damnificada por el terremoto. Nos confiesa que lo ha pasado mal: “He tenido miedo y he gritado, y mira que yo no soy de gritar. Ha sido el terremoto más fuerte que he vivido en los 41 años que tengo. Mi marido reaccionó pensando en los niños que estaban en casa de mi hermana que es más vieja. Pero estaban bien”.

La reacción de los atarfeños ha sido la de salir a la calle para ver cómo estaban todos. Así nos lo relata Elisabeth: “He visto a una mujer llorando, a gente gritando y caras de miedo. He llamado a mis vecinos de al lado porque son mayores y por si había réplica”. Sobre su vídeo, nos cuenta que lo hizo para el grupo de la familia pero que se ha hecho viral, “mucha gente me ha llamado porque reconocía mi voz”, asegura.

El seguro no cubre los daños

Todavía con el susto en el cuerpo porque apenas han pasado tres horas desde el temblor, Elisabeth hace recuento de los desperfectos que ha provocado el movimiento sísmico: “Rajas en las paredes que incluso se ven los tubos de la luz, un agujero en un falso techo, desperfectos en azulejos, yeso en el baño, además de una lámpara de pie, jarrones y botellas de cristal”.

terremoto-atarfe

Cuando Elisabeth se tranquilizó, llamó a su compañía aseguradora del hogar, pero no le cubren estos daños: “Me han dicho que ellos no se encargan. Solo si se ha roto el televisor u otro electrodoméstico. Tiene que ser el Consorcio el que cubra los desperfectos. Cuando hay lluvia e inundaciones, normalmente los seguros no cubren los daños meteorológicos. Aunque creo que el Ayuntamiento va a poner una oficina para esto“.

Elisabeth se ‘mudará’ de forma obligada a casa de sus padres con la esperanza “de que se quede en este y no haya más terremotos así”.

grietas-pared-terremoto