La semana pasada la RFEF afirmó mediante una reunión telemática que su intención era que la Segunda división B y Tercera se cancelara. Se anularían los descensos y se establecerían los “playoff express” para dilucidar los ascensos. De ser aprobada esta propuesta, haría que la Segunda B pasase de los 80 equipos que actualmente compiten en esta categoría, a los 98 de la próxima temporada. Esta decisión no ha caído bien entre los clubes ya que piensan que esta propuesta devaluaría aún más a esta categoría.

La Federación ha tenido que lidiar con el descontento de los clubes que tenían la esperanza de disputar el “playoff de ascenso”. Ya que con esta medida perderían toda oportunidad de jugar la fase final. Por otro lado están los clubes que desean que la categoría sea menos numerosa.

Segunda B-PRO

En los últimos días una nueva propuesta ha ido ganando terreno, al principio empezó como un rumor. Sin embargo la propuesta ha tomado forma y se ha presentado como una medida firme. Los clubes han presentado ante la RFEF un documento para la creación de una categoría intermedia entre la Segunda División y la Segunda B que se llamaría Segunda B-PRO.

Esta propuesta contaría con el apoyo de unos 30 clubes y nace como alternativa a la propuesta de reforma que actualmente se analiza en la Federación. esto supondría un aumento del número de equipos.

La presente propuesta, dividiría la Segunda B en Segunda B-PRO y la Segunda B. Esto supondría la renuncia de todas las subvenciones del plan de impacto 23, que son aproximadamente un total de 4-5 millones de euros por parte de la Segunda B-PRO en favor de la Segunda B y Tercera división.

El formato

La nueva categoría emularía al formato del fútbol inglés o de otras categorías nacionales. Sería una categoría profesionalizada en plenitud, atractiva y competitiva. Será capaz de generar más recursos a través de la venta centralizada de los derechos audiovisuales, así como de otros patrocinadores oficiales. El nuevo modelo también supondría una disminución de costes de la RFEF, así como mayores ingresos para ella. Por último contribuiría a la ayuda para las categorías inferiores.

¿Quienes participan?

La nueva categoría estaría conformada por 40 clubes que se seleccionarían en función de su clasificación. Se dividirían en dos grupos (norte y sur) aunque eso aún no se decide y posiblemente se quede en un solo grupo.

El criterio de participación daría lugar a los cuatro clubs descendidos de Segunda división, a los 12 que disputen esta temporada los “playoffs de ascenso” y que no logren subir. Así como a los equipos clasificados entre el quinto y décimo puesto (ambos inclusive) en los 4 grupos de la presente temporada.

Con estos criterios, los que ascenderían serían los campeones de cada uno de los dos grupos. Los segundos y terceros clasificados jugarían un “playoff de ascenso” a partido de ida y vuelta el cual enfrentaría al segundo del grupo A contra el tercero del grupo B y el segundo del grupo B contra el tercero del grupo A. El partido de vuelta siempre se disputaría en casa del mejor clasificado.

Los equipos descendidos serían los cuatro últimos clasificados de cada uno de los grupos.

Las plantillas estarían compuestas por un máximo de 23 jugadores con licencia del primer equipo o del dependiente, en el caso de los filiales, que participe en la categoría.

Un máximo de 19 jugadores deberán ser seniors (mayores de 23) y todos deberán ser profesionales, contando con un contrato de trabajo con la correspondiente cotización a jornada completa a la Seguridad Social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *