La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha logrado  reducir el abandono voluntario a los menores inmigrantes no acompañados y jóvenes extutelados de un 70% a un 18,81%. El nuevo modelo se basa en una exhaustiva evaluación de la gestión desarrollada, de los flujos migratorios y de los perfiles de los menores.

Este programa pionero de atención, acogida e inserción social y laboral por parte del Gobierno andaluz. Se basa en identificar y atender las necesidades de menores y jóvenes. Además, sustituye al dispositivo de emergencia desde el que se les atendía en anteriores legislaturas. Incluye asesoramiento y acompañamiento hasta los 25 años a fin de ayudarles a conseguir una vida autónoma plena. Para lo que se ha triplicado el número de plazas existentes para mayoría de edad, pasando de 215 a 668.

Rocío Ruiz ha subrayado el trabajo de la Junta con los menores y jóvenes migrantes que llegan a Andalucía con un nuevo modelo de atención centrado en la persona. Basado en la especialización de los recursos en función de los proyectos migratorios de esos menores. Lo que implica una mejora en la calidad y la eficacia de estas asistencias. «Lo digo alto y claro: ningún chico o chica que cumpla la mayoría de edad se va a quedar en la calle en Andalucía«, ha resaltado.

«Los niños y niñas del sistema de protección han dado la talla y demostrado un comportamiento ejemplar durante la pandemia. Todos han cumplido las normas, no se han generado situaciones tensas e incluso se han involucrado ayudando a la comunidad. Ya sea fabricando mascarillas, mandando mensajes en redes sociales para mitigar la sensación de soledad de sus convecinos», ha señalado Ruiz.