La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, ha respondido en el Pleno del Parlamento de Andalucía una pregunta relativa a la automatización de procesos para el pago de las ayudas de 1.000 euros a autónomos. Esta línea de incentivos cuenta con 80 millones de euros y pretende beneficiar a unos 80.000 trabajadores por cuenta propia de Andalucía.

La automatización de los procesos ha supuesto un ahorro de costes de 1.334.000 euros. “Se ha implantado de manera pionera en la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía”, dice Blanco. Este cálculo corresponde a las más de 100.000 horas de trabajo que se podrán liberar. “El equivalente a 238 funcionarios”, ha señalado la consejera, “que podrán dedicarse a labores de mayor valor añadido”.

La implantación de sistemas robotizados para la gestión de las ayudas responde a un importante proceso de transformación digital de la Administración. Además, la digitalización de los procesos redunda en beneficios para los usuarios. Como es la agilidad, sencillez y transparencia. De esta forma se da respuesta a una sociedad cada vez más habituada al uso de las nuevas tecnologías.

La petición de estas ayudas de 1.000 euros se ha tenido que realizar exclusivamente de forma telemática. Mediante un procedimiento basado inicialmente en una solicitud que incluye una declaración responsable de los solicitantes de cumplimiento de los requisitos establecidos. Sin necesidad de presentar ningún tipo de documentación.

La convocatoria de estas ayudas de 1.000 euros se cerró el pasado día 29 de noviembre. Además con un récord de número de solicitudes recibidas en una convocatoria pública de ayudas, con más de 95.000 en tan sólo 10 días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *