La Universidad de Granada quiere que la emblemática Mariana Pineda siempre quede presente en el recuerdo de los alumnos. Para ello, una sala del Palacio de la Madraza va a llevar su nombre como símbolo de grandeza hacia su figura. Esta sala se inauguró en el 190 aniversario de su asesinato ocurrido el 26 de mayo de 1831.

Este acto ha contado con la presencia de la rectora de la UGR, Pilar Aranda, y la escritora Antonina Rodrigo, quien escribió Mariana de Pineda, memoria viva de la libertad. Aranda califica el evento como un recuerdo a una mujer que ha aportado tanto a la libertad individual y colectiva de las personas. “Por ello, siempre será recordada constantemente en la UGR”, dice Aranda.

Esta sala es un homenaje a un símbolo de la historia granadina. Mariana Pineda defendió la “libertad de los derechos individuales y colectivos” como pone en la placa de reconocimiento. El motivo de esta dedicación se debe a que los restos de la luchadora granadina se trasladaron en 1837 a la Madraza, antigua sede del Ayuntamiento Constitucional de Granada, desde la basílica de las Angustias.

En el interior de la sala, resalta los balcones y su fachada principal. Además de la conservación del testero oriental de una pintura ilusionista. En el fondo se ve una serie de árboles y plantas, acompañadas de un arbusto y flores blancas que salen de él.