autoescuelas-de-granada-la-victoria

La pandemia ha afectado a prácticamente todos los sectores de la sociedad. Sanitario y económico por encima de todos, obviamente. Ahora, más de un año y medio después de que todo comenzase un 14 de marzo de 2020 en nuestro país, parece que empieza a verse la luz al final del túnel. El alto porcentaje de vacunación en nuestro país provoca que muchos servicios puedan volver a prestarse con casi total normalidad. Sin embargo, en muchas ocasiones, las consecuencias de tantos meses en el dique seco aún se dejan sentir.

Un ejemplo de esto es el sector de las autoescuelas. Los centros de enseñanza para la obtención del carnet de los distintos tipos de vehículos llevan meses y meses acumulando lista de espera. En La Gaceta de Granada hemos podido conversar con José Blas Valero, presidente de la asociación de autoescuelas de Granada, quien ve una solución muy simple a este asunto: «El problema es que hay pocos funcionarios examinadores. La solución es dotar a la administración del personal que necesita la sociedad».

Falta de examinadores

«El tema es que esto depende de los Presupuestos del Estado y del Ministerio de Economía y Hacienda, no de la DGT ni del Ministerio del Interior, continúa Valero. A esto, agrega que «en Granada en diez años hemos pasado de veinticuatro examinadores a sólo dieciocho«. Y explica el problema: «Cada uno de esos seis examinadores que ya no están hacía doce exámenes por día, por veinte días de exámenes al mes. Calcula la cantidad de alumnos que se están quedando en espera…».

Dice José Blas también que han llegado a tener «problemas con los teóricos por el tema de la pandemia», aunque reconoce que «ha sido algo puntual, casi resuelto». El presidente del sector en nuestra provincia considera que «con cuatro funcionarios más podríamos funcionar perfectamente, porque ahora, entre bajas, vacaciones, etc., estamos trabajando con una media de quince examinadores».

Todo esto se traduce en muchísimo tiempo de espera desde que un alumno aprueba su examen teórico hasta que comienza sus prácticas. «Fácil son dos meses. Eso como mínimo», afirma Valero. Y puntualiza: «Más aun con los vehículos pesados, que necesitan muchos más requisitos. Y esos son los permisos que más necesitamos para tema de transportes, tanto de mercancías como de personas».

Alumnos con meses de espera

José Blas Valero califica la situación de «increíble», porque «cada alumno paga las tasas del examen y después tiene meses de espera hasta que llega ese examen». A esto agrega que «otra solución sería que estos funcionarios que ya están hagan horas extraordinarias, que sabemos que hay algunos dispuestos a ello». También podrían «traer gente de forma itinerante, que esté aquí un tiempo y después se vaya, pero no un mes y medio, sino varios meses».

Valero, además, se lamenta por una situación muy concreta. «El mes de septiembre suele ser un mes bueno para las autoescuelas de Granada. Los estudiantes universitarios se inscriben al llegar a la ciudad. Pero ahora, con esta situación, se echan para atrás por las largas listas de espera», dice.

Esta situación, de no empezar a mejorar pronto, seguirá empeorando. Valero concluye con una estimación: «Calculo que podrían irse cuatro o cinco meses en solucionar toda la lista de espera. Pero claro, para eso deberíamos empezar hoy mismo. Y eso no va a ocurrir».