Es en una situación extrema cuando el ser humano saca lo mejor de sí mismo. De esta pandemia mundial nos acordaremos el aplauso de las ocho de la tarde, el ‘Resistiré’ del Dúo Dinámico y los retos en redes sociales, pero también por los múltiples gestos de solidaridad que estamos teniendo. Uno de esos héroes anónimos, trabaja en el centro Guadalinfo de Padul y lleva más de mes y medio fabricando caretas protectoras para los trabajadores que las necesitan.

            “En mi trabajo tengo una impresora 3-D y quería aportar mi granito de arena. Gracias a un grupo de 130 makers estamos diseñando y fabricando estas máscaras para apoyar a todo el personal que necesite tener esa seguridad” nos cuenta Miguel Ángel.

            El trabajo desinteresado de este granadino, sirve para ayudar a sus vecinos e incluso a personas de otras ciudades: “Por cercanía se destinan a los negocios locales y sanitarios de Padul. Pero también han llegado a hospitales de Motril, Salobreña, Granada, Jaén… Se donan en base a unas prioridades, por ejemplo, a residencias o a la Policía Local. La máquina lleva un mes y medio sin parar”.

Lejos de ver esta situación como una oportunidad de negocio, Miguel Ángel asegura que “no estamos comercializando nada. Solo donamos y ponemos nuestro granito de arena. Estamos en una situación de incertidumbre y desinformación. El estado de alarma se ha convertido en intranquilidad y, cuando hay personas que sin conocernos hacemos algo así, se crea un vínculo muy bonito llamado solidaridad. El mundo nos ha dado un toque de atención para ser más altruistas y crear la unión entre unos y otros”.

            A diferencia de lo que muchos podamos pensar, la fabricación de estas máscaras protectoras es lenta, rondando las tres horas. Así lo cuenta el entrevistado: “Mi máquina es pequeña y tarda unas 2 horas y 45 minutos. Según la configuración de la máquina hacemos entre 10 y 12 al día siempre que no se atranque, porque no es profesional y hay que estar pendientes. A día de hoy llevamos alrededor de 200 y más de 700 sujetamascarillas”. Y nos explica el proceso de creación: “Tiene un engranaje que mete el filamento y lo funde a 220 grados, cuando se seca se pone duro. Le hemos puesto una parte flexible para que cada persona se lo adapte bien, y añadimos una goma elástica para la zona de detrás”.            

Para contactar con Miguel Ángel García pueden hacerlo “a través de la página de Guadalinfo de Padul en Facebook, de CG Padul en Instagram o en el teléfono 958 19 36 35”.