La Policía Local de Granada sigue desplegando sus efectivos para cumplir las nuevas normas que impidan la expansión del coronavirus. En la noche del sábado 24 de octubre estuvieron controlando un total de 262 establecimientos. Únicamente sancionaron a uno por sobrepasar el límite de apertura de las diez de la noche.

El ejemplo que están dando los hosteleros de Granada no es aplicable al de algunos jóvenes que deciden trasladar la fiesta a sus domicilios. Según informa el gabinete de prensa de la Policía Local, recibieron 59 llamadas por ruidos en pisos. Los agentes intervinieron en 39 viviendas en las que había fiestas.

Además, se interpusieron diez denuncias por consumir alcohol en la vía pública, “destacando que sólo se reciben tres llamadas denunciando esta actividad”. También se sancionaron a once personas por no hacer uso de la mascarilla obligatoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *