Las instituciones se han reunido en la mañana de este miércoles 14 de octubre en una Junta local de Seguridad para tratar los sucesos acontecidos los últimos días en Granada. Contaba con la participación del alcalde de Granada, Luis Salvador; el delegado territorial de la Junta, Pablo García; la subdelegada del gobierno, Inmaculada López Calahorro. También con la rectora de la UGR, Pilar Aranda, y el presidente de hosteleros granadinos, Gregorio García. Todos ellos apelan a la racionalidad y al sentido común o se verán en la obligación de cerrar la ciudad.

Luis Salvador comenzaba su discurso intentando no inculpar a nadie. “Esto es una batalla que tenemos todos en común y no se puede criminalizar a nadie. Hay que trabajar unidos para aportar y hacer lo posible.” Incluyendo las instituciones que proponen compartir toda la información que sea necesaria entre ellos. “Esto coincide con el principio del otoño, el inicio del curso escolar y la llegada de turistas. Envío un mensaje de tranquilidad porque se tiene focalizado parte del problema”, decía el alcalde.

La subdelegada del Gobierno, Inmaculada López, ha dicho que existe una buena sintonía entre las fuerzas de seguridad del Estado. Policía local y nacional se encuentran en colaboración constante para el tránsito de información. “Hemos tenido que atender varias actuaciones, la mayoría relativas a botellones. Tenemos que ir todos a una y colaborar con todas las medidas”, ha concluido.

Por su parte, Pablo García sí ha hecho más hincapié en el papel importante que tienen los jóvenes dentro de este problema: “La tasa de contagios en la población de 18 a 35 años ocupa más del 80% en nuestra ciudad y nuestra provincia. El paso importante lo tienen que dar los jóvenes ya que ahí es donde se ha centrado todo el foco que se ha encontrado”. El delegado territorial de la Junta ha avisado: “Los jóvenes tienen que entender que esto tiene que parar porque si no nos vemos abocados a tomar decisiones más graves como en Linares o Écija”. Eso sí, ha tenido en cuenta que Granada no puede permitirse cerrar la ciudad por imagen y por la economía.

Dentro de 15 días las instituciones se volverán a reunir para valorar la situación, de esta forma se tomarán nuevas medidas o se eliminarán las restricciones impuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *