Cuando sales a la calle, te sientas en una terraza o ves al vecino, lo distinto a hace dos meses es la mascarilla. Este principal elemento se ha metido en las casas de los granadinos y, por ende, en la de los españoles, y se tendrá que quedar unos meses más.

Puede parecer algo baladí pero su uso va a ser obligatorio hasta el próximo otoño, esto sería el 21 de septiembre. Y ello quiere decir que vamos a pasar un verano con mascarilla obligada. Lo confirmó así Fernando Simón Plaza director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, quien aboga por su uso para evitar «nuevas olas» del virus.

Es al menos su idea y por lo que él apostaría. Ahora habrá que ver si en los próximos decretos, el Gobierno lo aprueba así o no. Tendría lógica que su uso fuera obligatorio ya que su uso es sustancial para evitar la transmisión. «Veremos cómo queda la versión final [refiriéndose al decreto], que no depende sólo de un ministerio, sino de muchos», indicaba Simón.

El uso de las mascarillas y su obligatoriedad sería igual que hasta ahora. Su uso es obligatorio en los espacios cerrados y en la calle, si no es posible garantizar una distancia mínima de dos metros de seguridad entre personas para evitar el contagio de la Covid-19.