El repunte de esta semana en el número de fallecidos en la provincia de Granada no es una buena señal. Ser la provincia andaluza con mayor número de fallecidos no ayuda para la desescalada, pero menos aún lo hace a las puertas de la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez. 271 fallecidos con 16 nuevos en los últimos tres días no invita a pensar en que la situación sea positiva.

Con esos números es muy complicado que Granada acceda a la fase I el próximo lunes, como hará el resto de Andalucía. Es cierto que del jueves al viernes sólo se ha producido un nuevo fallecimiento pero los 15 de los dos días anteriores siguen siendo un problema en la tasa de incidencia por este hecho, la mayor de toda Andalucía. Porque siguen subiendo los números de contagiados y también los fallecimientos, colocando a la provincia con el mayor número de muertos, por encima de Málaga, con casi mil contagiados más.

Y las imágenes vistas en la última semana con personas caminando libremente por el mirador de San Nicolás, sin distancias de seguridad entre los transeúntes y quitando importancia al hecho de ser una provincia muy castigada, tampoco ayuda. Pero aún menos cuando precisamente es en Granada capital con 109 y en el distrito metropolitano (136), donde se concentra el mayor número de fallecimientos.

Porque los datos apuntan a un repunte en unas semanas que podría ser catastrófico para Granada. Actualmente, tanto la capital como varios municipios del distrito metropolitano están lejos de la Fase I. Y eso a pesar de que la Junta de Andalucía haya pedido que suban también pero “con restricciones”. No parece lógico pensar que el gobierno vaya a dar vía libre este fin de semana y por tanto, Granada, arrancará una semana tarde la desescalada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *