Esta noche comienza la mejor etapa para disfrutar de las Lágrimas de San Lorenzo. La lluvia de estrellas que cada verano dejan a locales y turistas embelesados mirando el cielo con el cuello estirado. Este fenómeno provocado por la atracción gravitatoria de la Tierra es sin lugar a dudas el fenómeno natural más esperado del período estival.

Como certifican los conocimientos astronómicos, cada año en agosto el planeta Tierra se cruza con la órbita del cometa 109P/Swift – Tuttle, que pasó por última vez cerca del Sol en 1992 y que tiene un período de 133 años. Su órbita está compuesta por material rocoso, gases o polvo. Estos elementos, cuando entran en la atmósfera a gran velocidad, la fricción hace que caigan formando una lluvia de meteoros.

Las lluvias de estrellas tienen un mismo origen denominado radiante. Así, su radiante es la constelación de Perseo. Por ello, son calificadas como Perseidas.

Aunque este año la lluvia de estrellas abarca desde mediados de julio hasta el 24 de agosto, las noches del 11, 12 y 13 de agosto han sido proclamadas como las mejores para poder observar este bello y espectacular fenómeno. Concretamente, a las 04:00 horas de la mañana será el momento ideal para observar las Perseidas.

Algunas localizaciones idóneas para disfrutar de la lluvia de estrellas

Como siempre, para hacer posible su observación, habrá que trasladarse hasta un lugar alejado de la contaminación lumínica tan característica del entorno urbano. Por ejemplo, una localización ideal es Sierra Nevada, que habilitará su telesilla para poder acceder a la estación de Borreguiles -a 2.645 metros de altura con respecto el nivel del mar- y disfrutar de las Perseidas.

También dentro del entorno de Sierra Nevada, la Hoya de la Mora es un buen lugar para vislumbrar la lluvia de estrellas. Tanto aquí como en Borreguiles, se recomienda llevar ropa de abrigo.

Cumbres Verdes también es una opción a tener en cuenta. Esta pedanía de La Zubia, rodeada de pinares y encinas, permite disfrutar de una tarde – noche en el campo, disfrutando de su merendero, restaurante o incluso hotel. Se trata de una buena alternativa para ir con niños.

Más cercano a la capital se encuentra el Llano de la Perdiz, situado en la Dehesa del Generalife. Se puede acceder fácilmente a pie desde Plaza Nueva, o bien subir en coche y dejarlo aparcado en el cementerio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *