lluvia-granada

La provincia de Granada se prepara para adoptar restricciones para contener la cuarta ola de la pandemia en diversos de sus municipios. Concretamente, una veintena de poblaciones deberán iniciar el cierre perimetral y, algunos de ellos, el cese de la actividad no esencial.

Con una tasa superior a los 500 contagios por cada 100.000 habitantes se hallan los siguientes municipios, que deberán cerrar sus fronteras. Estos son Salar (839’4), Chauchina (756’5), Gualchos (751’4), Huéscar (833’9), Otura (701’8), Gójar (592’3), Pulianas (695’2), Las Gabias (594’2), Alhama de Granada (664’7), Ogíjares (543’6) y Santa Fe (525’6).

Al contar con una incidencia superior a los 1.000 contagios, Castril (1.089’1), Orce (3.122’4), Albuñuelas (1.870’3), Montejícar (1.374’4), Zagra (1.242’9) y El Valle (1.212’8) deberán suspender sus actividades no esenciales, además de cerrarse perimetralmente. Colomera (2.073’7), Darro (1.713’6) e Íllora (1.212’1) endurecerán sus restricciones tras permanecer ya una semana cerradas perimetralmente.

Por otro lado, se espera que cinco poblaciones granadinas dejen atrás estas medidas tras mejorar su incidencia del coronavirus en los últimos días. Estos son Gor (403’2), Valderrubio (484), Cortes de Baza (162’7), Purullena (260’2) y Benamaurel (221’2)