monterrubio-granada-cf

La ciudad de Granada ha despertado este miércoles 27 de enero como se acostó: con temblores. El enjambre sísmico de la pasada noche parece haber calado profundamente en el Granada CF desde hace semanas, haciendo tambalear su actual dirección deportiva. Antonio Fernández Monterrubio, director general del club, podría estar viviendo sus últimos días como gerente rojiblanco.

Así lo ha manifestado el periodista Rafael Lamelas a través del diario IDEAL y ante los micrófonos de Radio Marca Granada. “La situación de Monterrubio al frente del Granada es insostenible desde hace tiempo. Sus discrepancias con la propiedad eran notorias y, de alguna manera, su papel dentro del club ha quedado relegado”, ha afirmado.

Además, Lamelas ha puesto fecha de caducidad a la relación del actual director general con el Granada: entre el final del mercado invernal y la Junta Extraordinaria de Accionistas del club a finales de febrero. Esta información confirma las suposiciones publicadas por La Gaceta de Granada hace alrededor de una semana.

Siguiendo las palabras de Lamelas, la sustituta del director general del Granada tendría ya nombre y apellido: Patricia Rodríguez. Se trata de la actual homóloga de Monterrubio en el Elche CF, club con el que “está negociando su desvinculación”. Tal decisión “suena muy fuerte en entidades vinculadas al mundo del fútbol”, ha aseverado el periodista.

Difícil mercado de fichajes

Toda esta situación está afectando enormemente a la gestión deportiva del Granada durante la presente ventana de fichajes. “Ha habido gestiones que no han salido adelante por las diferencias de la entidad con la dirección deportiva. Es un daño frontal sobre la clave de todo equipo: su plantilla deportiva. No sé si esto significa que el Granada no vaya a fichar a nadie de aquí al fin del mercado. Si no hay fichajes, seguro que Diego Martínez se va a mosquear”, ha contado Lamelas.

La mayor incógnita es que los problemas institucionales acaben afectando al rendimiento del equipo e, incluso, a la planificación de la plantilla para la próxima temporada. Todo esto, con Diego Martínez aún sin renovar. Según Lamelas, “no creo que apure su renovación hasta final de temporada. Creo que a partir de primavera se empezará a desvelar, pero la situación es delicada por muchos aspectos”.

Además, para el periodista “el ciclo de Diego en el Granada se acerca a su final cada día que pasa. En mi opinión, si no esta tocando techo, lo está rozando. Crecer más como club implica unos cambios estructurales que no acomete por ahora el club. Eso es difícil de digerir para un entrenador ambicioso como él”.

La equis permanecerá intacta hasta la Junta Extraordinaria de Accionistas. La resolución de la ecuación llegará entre medias de la ronda de dieciseisavos que enfrentará al Granada con el Napoli en la Europa League. Gane quien gane, el partido más importante parece disputarse en las oficinas de Los Cármenes.