Cuando el problema de la pandemia mundial comenzó, era impensable el hecho de que nos pudiésemos relacionar de alguna forma. Un problema al que no estábamos acostumbrados a vivir por nuestra cultura a la hora de relacionarnos con el medio. De ahí nacieron todas las nuevas normas que tenemos que cumplir diariamente de forma estricta para aportar nuestro grano de arena. Estas restricciones están siendo claves y fundamentales para que podamos desarrollar nuestra vida de la forma más segura para nosotros y nuestro entorno.

Uno de los sectores que más veía afectado su futuro era el de la educación. En una clase de un colegio o instituto, se pueden juntar miembros de diferentes familias. Donde si una persona se declara con síntomas y resulta ser positivo, hay una alta probabilidad de que esta contagie a alguno de los alumnos. Por ello, había mucha incertidumbre sobre qué hacer con el sector de la educación.

La educación resulta algo fundamental en el desarrollo de las personas. Todos tenemos derecho a ser formados culturalmente para poder conseguir crecer como individuos. Por ello, prescindir de los colegios públicos no era una opción, sino, una adaptación. Había que reestructurar el modelo educativo implantado para poder adaptarse ante esta adversidad. Se tomaron las medidas necesarias, como distanciamiento entre mesas, uso obligatorio de mascarilla tanto en clases como en el recreo, limpieza de manos con gel hidroalcohólico y el cambio de algunas clases de forma online y no de forma presencial. Además, si se encuentra algún positivo no se cerraría el aula, es a partir de tres positivos cuando se clausura.

Desde la Junta de Andalucía se han puesto manos a la obra para identificar aquellos centros que han tenido que cerrar aulas o incluso el cierre total del colegio o instituto. Un cribado que detecta la influencia del covid en los centros de educación andaluces.

En Granada, Córdoba, Cádiz Huelva y Almería no han tenido que cerrar ningún centro. Por el contrario Sevilla y Málaga han tenido que cerrar alguno de sus centros. Un 0,24% y un 0,08% respectivamente de los centros se han visto en la obligación de cerrar. De 7.099 centros andaluces, sólo el 0,08% ha tenido que privar a sus alumnos de seguir asistiendo a clase.

Cuando se trata de las aulas cerradas, cambian los números. No hay ninguna provincia que se libre de haber cerrado algunas de sus aulas. Granada un 0,5%, Huevla un 0,38%, Sevilla un 0,24%, Córdoba un 0,51%, Jaén un 0,16%, Cádiz un 0,09%, Málaga un 0,08% y Almería un 0,16%. De un total de 78.024 aulas, solo el 0,33% de ellas se han visto en la obligación de cerrar alguna clase.

Respecto al tema de reaperturas, los datos son positivos. Almería es la provincia con más aulas que han sido abiertas con 62. Le sigue Sevilla con 32, Jaén con 27 y Granada con 23. Málaga también cercana a estos números registra 17 reaperturas. Sin embargo Córdoba, Cádiz y Huelva son las que menos reaperturas han tenido que hacer, con 9, 8 y 1 respectivamente. Haciendo un total de 179.

Datos muy positivos los que proporciona la Junta de Andalucía y que significa que las aulas son un sitio seguro para que todos los niños y niñas puedan aprender y seguir formándose culturalmente. Pues el 96,2% de los centros andaluces, están libres de covid.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *