bar-cafeteria

Los comercios de Granada están reabiertos. Al menos una buena parte de ellos. Es cierto que muchos van a esperar al día de mañana, martes 1 de diciembre, para volver a la actividad, pero desde hoy, 30 de noviembre, tienen permiso para abrir sus puertas hasta las 18:00 h. En el Centro Comercial Neptuno, que ha tenido sus puertas cerradas durante las últimas tres semanas, ha regresado la actividad y la vida a sus pasillos y comercios.

Ana es la propietaria de la Cafetería Tisana: “Han sido tres semanas duras, pero descansando y asumiendo la situación como se puede. Teníamos muchas ganas de volver a trabajar”. Por el tipo de negocio, la situación de Antonio, encargado de la Joyería Tamayo, ha sido muy distinta durante estos días de cierre obligado: “Los ingresos han sido prácticamente nulos estas tres semanas, pero no hemos parado. Hemos estado en casa, ordenando catálogos y precios y preparando la campaña de Navidad desde el ordenador”.

La situación de cierre y el riesgo de que algo así vuelva a ocurrir, ha provocado que José, propietario de Proteína Online, y Ana, encargada de la Perfumería Coqueteo, hayan empezado a trabajar en internet. “No vendemos mucho por internet. No es algo en lo que nos hayamos volcado mucho, pero estamos empezando a hacerlo”, dice el primero. Ella, en cambio, reconoce que todavía están en ese proceso: “El ingreso estas semanas ha sido cero, porque no vendemos por internet. Estamos en ello, pero la página web de momento está en construcción”.

El anuncio de Juanma Moreno en el día de ayer, en el que notificó que la provincia de Granada se igualaba al resto de Andalucía en lo que la actividad comercial no esencial se refiere, pilló a la mayoría de comerciantes por sorpresa: “Fue inesperado el anuncio de ayer, pensábamos que iban a abrir después del puente, pero nos hemos puesto las pilas y aquí estamos, trabajando desde primera hora”, dice Antonio. Ana, de Tisana, tampoco lo esperaba: “No nos esperábamos que ayer anunciasen la reapertura, pero nos parece bien, porque era injusto tener nuestros negocios cerrados”.

José, en cambio, dice que era previsible, “porque es insostenible esta situación. Ya no solo mi negocio, también los hosteleros, que en el mes de diciembre hacen mucha caja desde inicio de mes. Lo que me da miedo es que nos vuelvan a cerrar después de la Navidad…”. También algo pesimista es Ana, encargada de la perfumería del centro comercial: “La noticia de ayer la recibimos con alegría, pero si no abren el perímetro… Esperemos que el día 10 al menos pueda venir gente de fuera de la capital a hacer las compras navideñas”.

La campaña de Navidad puede ser la salvación, o parte de ella, de un año malo para la mayoría de negocios. “Algo de esperanza hay de cara a la Navidad. El hecho de que hayan permitido abrir hoy en vez del día 10 de diciembre, como estaba anunciado, puede venir muy bien para salvar el fin de año”. Es la opinión de Antonio, de Joyería Tamayo, opinión con la que no concuerda Ana, de Coqueteo: “Mientras estemos en confinamiento perimetral no espero que la situación mejore demasiado, por mucho que hayamos abierto el día 30 de noviembre en vez del 10 de diciembre”.

La situación para Proteína Online, como nos cuenta José, no es muy halagüeña: “El problema principal en mi sector es que hemos cerrado este año en los meses en los que más facturamos, como son marzo, abril y mayo. En verano abrieron los gimnasios de nuevo, pero con mucha restricción y con la gente con mucho miedo. Luego, septiembre flojo, octubre con dos semanas de confinamiento perimetral y noviembre cerrado… Y ahora vienen diciembre y enero que son dos meses malísimos en general para este negocio. Espero que, en febrero, que es cuando empezamos a remontar, no nos vuelvan a cerrar…”.

Eso sí, prevenidos o no, todos ellos han decidido abrir desde el primer día que se lo han permitido y todos concuerdan en lo mismo: “Alguna labor hemos tenido que hacer, pero nada que no se pudiera solucionar en un rato previo a la apertura”. “Labores de limpieza y poco más, el producto está en la estantería. Solo me queda poder darle salida”, añadía José. Antonio también puntualizaba: “Limpiar y sacar artículos que teníamos guardados en la caja fuerte”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *