Francisco Martos ha descubierto su verdadera pasión después de jubilarse, y no es otra que dibujar. Asegura que su “vena artística” le viene de beber agua del pueblo donde nació, Noalejo, porque “el único que pinta de mi familia soy yo”. La sala de exposiciones de la Casa de la Cultura de Maracena acoge ‘Dibujos y plumillas’, una selección de 34 obras hechas a mano con un boli Bic o a tinta, en su mayoría, durante el confinamiento del COVID19. Martos dice que la clave para hacer todos estos dibujos es tener tiempo y que durante la pandemia mientras otras personas se dedicaban a cocinar o ver series de televisión, el prefería pintar.

El artista maracenero asegura que le da “a todos los palos”, por lo que durante la exposición el visitante puede ver paisajes y animales. “Si algo me gusta para dibujarlo cojo mi escuadra y mi cartabón y lo copio”. Martos ha agradecido públicamente al Ayuntamiento de Maracena por dejarle un espacio para exponer libremente su colección.

Foto: Ayuntamiento de Maracena

“Estamos encantados de acoger cualquier persona con inquietudes artísticas pueda exponer sus obras en nuestra ciudad”, ha dicho la alcaldesa, Berta Linares.

Por su parte, el concejal de Cultura, Fran Yeste, ha destacado que durante la exposición se aprecia todas las técnicas y el talento de un maracenero que siendo electricista un día decidió coger un boli “para regalarnos un fantástico cierre de año cultural”. La presentación se puede visitar hasta el 13 de enero de 2023, y para el próximo año el artista asegura que va a preparar otros 40 dibujos “un poco más perfectos”.