Correos está facilitando a las Comendadoras de Santiago de Granada el envío de sus reconocidos dulces. La alta demanda de clientes en estas fechas y con las limitaciones en la movilidad producidas por la crisis sanitaria hacen que se reinventen.

La popular congregación del barrio granadino del Realejo está teniendo
dificultades para continuar con los proyectos humanitarios. Realizaba con el dinero recaudado del hospedaje, comidas y venta de productos que ahora no pueden ofrecer presencialmente por las restricciones de la pandemia del coronavirus. Por ello, desde la oficina principal de Correos de Granada se ha organizado la recogida diaria de envíos en el Real Monasterio de la Madre de Dios para poder cursarlos a sus destinatarios.

Las Comendadoras se cursan a través de “Paq Pyme” de Correos. Ofrece descuentos a pequeños y medianos productores y comercios para la distribución de sus productos a domicilio. La mayor parte de los envíos se dirige al cinturón de Granada.

La especialidad de las Comendadoras de Santiago son las frutas en confitadas y en almíbar. Además de una gran carta variada de dulces en la que se puede encontrar alfajores, huesos de chocolate, de santo, cordiales, almendrados anguilas de mazapán, yemas o trufas, entre otras cosas. La venta de estos dulces supone el 40 % de los ingresos de esta congregación fundada en 1501.