vacuna-salud-andalucia

Algunos familiares de personas con discapacidad de la asociación Aspromi de Albolote han pedido que se vacunen a los usuarios de esta asociación. Pues solo la mitad de ellos se han suministrado la vacuna. Esta decisión viene porque todos ellos tienen una dificultad a la hora de seguir las indicaciones y parámetros para prevenir contagios.

Los familiares lo han trasladado mediante un escrito al consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre. En ella explican que en el centro conviven personas con discapacidad psíquica de diferentes grados. Todos comparten espacios comunes, sin guardar distancia de seguridad o se quitan la mascarilla. El Ayuntamiento y la Junta no ofrecen ningún tipo de respuesta sobre cuándo le toca su turno para la vacunación.

En la carta se refleja la preocupación que sufren los familiares. Tratan de «injusta e indignante» la situación que están pasando los 29 miembros de la asociación. No por compartir espacio, sino por su nivel de dependencia. Solamente 13 de ellos están vacunados y familiares ansían saber cuándo les va a tocar a los próximos.

Por último dejan una incógnita que tienen que resolver los dirigentes. ¿Por qué las auxiliares si se han vacunado pero estos trece chicos y chicas no?. Estas personas son muy vulnerables y consideran que el trato que están recibiendo es injusto y desproporcionado.