Los últimos datos del parte de coronavirus hacen temernos lo peor en Granada. La capital y el distrito metropolitano han entrado este fin de semana del 17-18 de octubre en una realidad, la de las prohibiciones. Unas medidas restrictivas que afectan especialmente al sector de la hostelería. En La Gaceta de Granada queremos conocer de primera mano la situación de estos empresarios, y hemos hablado con el dueño del Mesón de la Reina.

“No tienen ni idea de lo que hay que hacer”. La voz de preocupación y desesperación de Curro González es la de muchos autónomos granadinos que lamentan las decisiones adoptadas recientemente: “Jesús Aguirre dice que no quiere cerrar la hostelería pero le pide a la gente que se quede en casa. Estamos en manos de dirigentes nefastos, sean del partido político que sean. ¿No es más fácil cerrar Ganivet y Pedro Antonio y ayudar a esos empresarios?”.

Los autónomos vuelven a ser los más castigados en una situación de crisis: “Para tener ayudas deberíamos haber vendido el 75% menos del año pasado, para eso no me des ayudas, dame una cuerda y me ahorco yo mismo. Nos han quitado el 50% del negocio, con lo delicada que estaba la situación antes” asegura Curro.

El Mesón de la Reina se encuentra en La Zubia, municipio afectado también por las limitaciones impuestas por la Junta. Disponen de una amplia terraza pero la llegada del mal tiempo, unida al cierre obligatorio de las diez de la noche, generan un problema importante para esta familia granadina: “Habíamos hecho una inversión importante en estufas para la terraza para la noche. El miércoles viene agua y empezará a llover en plan otoño, ¿qué hacemos?” se pregunta Curro.

“Podría haber cerrado a las 6 de la tarde. La gente está asustada y se queda en casa”

Curro González. Hostelero.

Para evitar que su negocio quiebre y para no despedir a sus trabajadores, este empresario volverá a reinventarse: “Vamos a intentar poner comida a domicilio para por las noches, porque sino echo a todo el personal a la calle”. Y es que su primer sábado cerrando a las 22:00 horas ha sido desolador: “Podría haber cerrado a las 6 de la tarde perfectamente. Nos están asustando, ‘que viene el lobo’ y ellos lo asoman.

Con ironía, se cuestiona las nuevas medidas de la Consejería: “Por lo visto el bicho ataca a partir de las 22:05 y nos encierran a las diez. Además, a Dúrcal no llega el bicho, no pasa de la frontera de Alhendín. Están jugando con la economía de muchas criaturas. Es todo muy absurdo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *