Un total de 7.128 estudiantes de Granada procedentes de Bachillerato y Formación Profesional de Grado Superior se examinan los días 7, 8 y 9 de julio de la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (PEvAU). Esta edición está marcada por un complejo dispositivo de seguridad y protección.

Para albergar a estos aspirantes, Granada dispondrá de hasta 29 sedes -6 más que en 2019-, de las cuales 19 se hallan en la capital y 10 en la provincia. Facultades, centros adscritos e institutos de Enseñanza Secundaria celebrarán los distintos exámenes de la Selectividad. Este aumento responde a la exigencia de garantizar las distancias mínimas de seguridad de 1’5 metros entre alumnos y a las recomendaciones de evitar al máximo sus desplazamientos.

Los más de 7.000 estudiantes se examinarán en Granada capital y en las localidades de Baza, Guadix, Loja, Ugíjar, Órgiva, Huéscar, Motril, Salobreña y Almuñécar. Como el distrito universitario de la Universidad abarca además Ceuta, Melilla y los centros españoles en Marruecos, se llevarán a cabo exámenes en Ceuta, Melilla, Casablanca, Rabat, Tánger, Tetuán, Nador y Alhucemas.

Las pruebas, simultáneas en toda Andalucía, se celebrarán este año en aulas a un tercio del aforo. El alumnado, el profesorado, los vigilantes de los exámenes y el personal de los centros deberán portar en todo momento mascarillas quirúrgicas, según el protocolo sanitario.

Protocolo para garantizar distancias e higiene

Entre las instrucciones concretas relacionadas con las instalaciones, se fija garantizar el máximo de distanciamiento posible entre los estudiantes. Para el caso de clases con bancadas escalonadas, siempre que sea posible, se aconseja dejar una fila intermedia vacía y situar a los alumnos en forma de W respecto a la fila anterior y posterior ocupada. Además, se plantea la posibilidad de que en cada jornada los alumnos ocupen la misma mesa y aula en los diferentes exámenes del día.

Las instrucciones destacan la importancia de mantener una adecuada ventilación natural de los locales y aulas varias veces al día, antes y después de su uso y durante los descansos de las pruebas. En el caso de que se usen ventiladores, hay que complementarlo con una ventilación natural cruzada y cuando sea necesario mantener en funcionamiento equipos autónomos tipo Split. También hay que evitar que produzcan corrientes de aire y deben ser limpiados y desinfectados periódicamente.

Este protocolo fija la necesidad de un plan reforzado de limpieza y desinfección específico, complementando el que ya existía en el centro. Los locales, espacios, mobiliario, instalaciones, equipos y útiles se someterán a una limpieza y desinfección antes del día de inicio de la evaluación.

En los descansos de cada examen se realizarán estas tareas en las mesas, sillas u otros elementos de cada aula usada. Igualmente, se establecerán diferentes zonas de descanso lo suficientemente amplias para permitir el distanciamiento físico, preferentemente en espacios abiertos.

Mascarilla obligatoria excepto en los casos con justificación médica

En lo que respecta a las medidas relacionadas con el desarrollo de la actividad y los aspirantes, se recomienda que los alumnos usen mascarillas higiénicas en todo momento.

Estarán exentos aquellos que tengan algún problema de salud acreditado que lo desaconseje o alguna necesidad de apoyo educativo reconocida que pueda interferir en su uso. Para los vigilantes de exámenes y personal del centro también se propone este tipo de protección durante su estancia y actividad en la sede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *