personas-sin-mascarilla

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha comentado este miércoles 5 de mayo algunos de los aspectos en los que se basará la “desescalada progresiva” que afrontará la comunidad a partir del lunes 10 con el final del estado de alarma.

La primera de las consecuencias de tal situación será la eliminación del toque de queda -el límite de movilidad nocturna-. El Ejecutivo no cuenta con las competencias pertinentes como para poder adoptar esta medida, aunque el Tribunal Supremo podría avalar tal decisión. En todo caso, Moreno ha afirmado que “no veo razones suficientes para establecer el toque de queda”, pues “la incidencia de contagio está disminuyendo”.

Además de la eliminación de esta restricción nocturna, la desescalada del Gobierno andaluz en esta cuarta ola contemplaría una “apertura progresiva en dos fases de la libertad comercial”. El presidente autonómico no ha avanzado esta medida. Actualmente, el horario de apertura del comercio en Andalucía finaliza a las 22:30 horas.

Con el fin del estado de alarma, las comunidades tampoco podrían mantener los cierres perimetrales de sus distintos municipios. Sin embargo, Moreno ha aseverado que intentará conseguir la autorización judicial para mantener esta limitación de la movilidad. El cierre se implantaría en aquellas poblaciones que superen los 500 casos confirmados por 100.000 habitantes, como hasta ahora.