gente-calle-terremoto-granada

Coronavirus y terremotos no suelen ser una buena combinación. Sin embargo, muchos granadinos se han saltado el toque de queda impuesto por la Junta de Andalucía a las 22:00 horas por el miedo a los últimos seísmos que se están registrando en la provincia.

El pánico de un posible derrumbe tras varios temblores que han llegado a superar la magnitud de cuatro grados en la escala de Richter, ha provocado que muchos vecinos salgan de sus hogares.

En la calle se han vivido situaciones extremas, con personas llorando, otras gritando despavoridas, y sobre todo, con mucho miedo. En una circunstancia tan excepcional, estaría justificado el hecho de estar en la calle más allá de las diez de la noche, siempre y cuando se use la mascarilla y se guarden las distancias de seguridad.