manuel-olivares

El concejal de Granada Manuel Olivares ha manifestado que desde un primer momento se establecieron reuniones con el Puerto de Motril. Afirma que tanto su presidente José García Fuentes, como técnicos y directores, pusieron todo el esfuerzo para que se convierta en la puerta marítima del turismo de calidad y cultural en Granada. “Desde el primer momento tuvimos claro que ambos debíamos trabajar codo con codo. No puedo tener más que palabras de agradecimiento, porque su visión y experiencia hicieron posible un convenio histórico. Va a permitir potenciar nuestra provincia” señala Olivares.

Sin embargo, su preocupación, como ha trasladado hoy a los medios, es máxima al no haberse dado un solo paso más: “Soy consciente de que acaban de llegar al gobierno. No propondría nada aún, pero si están para colocarse en fotos, crear chiringuitos y obedecer a concejales tránsfugas y expulsados, creo que deben avanzar en proyectos de ciudad urgentemente, mirar más a la ciudad o esta no les mirará a ellos”. Además, matiza: “Hay un importante encuentro entre el Puerto de Motril en Miami durante el mes de septiembre y las navieras, donde se debe llevar la mejor carta de presentación para que apuesten por nuestro puerto y conozcan sus potencialidades”.

Olivares duda de la capacidad del actual gobierno para actuar con agilidad: “Es lamentable ver como uno se puso a disposición del equipo de gobierno actual, pese a las diferencias, y a día de hoy nadie se ha puesto en contacto para que, por ejemplo, les advirtiese de la urgencia y la necesidad de seguir dándole forma jurídica a los bonos turísticos entre la Autoridad Portuaria, la Alhambra y el Ayuntamiento”.

El 12 de junio de 2020, el Ayuntamiento de Granada y el Puerto de Motril firmaron el primer convenio entre ambos para promocionar y atraer el turismo de cruceros premium a la ciudad. Aquel fue el primer paso de una estrategia conjunta de transformación de la ciudad. Olivares lamenta reconoce que “me da pánico que los proyectos que iban a transformar la ciudad y eran vitales para su impulso se guarden en un cajón porque tengan el sello del equipo de gobierno anterior”. Olivares no duda en que cada minuto que pasa es una oportunidad perdida y no se encuentra Granada en una posición de cabeza para seguir perdiendo fuerza.

“Cuando llegué al gobierno impulsé con un equipo único lo que ya había y era bueno para la ciudad sin dudarlo, no miré si era de un color político u otro. Felicité a los que lograron avanzar en estrategias importantes. Sin embargo, debo criticar que nadie me llamó para explicarnos expedientes urgentes o medidas importantes, algo que me pareció de muy poca calidad política si se piensa en la ciudad. Yo hice todo lo contrario porque entiendo que los proyectos son de la ciudad, no de una persona o una sigla”, apostilla Olivares. Por último, finaliza con un claro mensaje: “O pensamos a largo plazo y dando continuidad a los proyectos que transformarán la ciudad o Granada seguirá perdiendo capacidad de crecimiento frente a otras ciudades”.