Toda Europa y todo el mundo pudo ver ayer cómo Olmo, más conocido como ‘el hombre desnudo de Granada’, irrumpía en pleno césped de Los Cármenes durante la disputa del Granada CF – Manchester United. El individuo, viejo conocido de la ciudad por sus apariciones en lugares públicos, saltó al campo en los primeros minutos de partido.

Su minuto de protagonismo duró lo que tardaron en levantarle del suelo y sacarle del campo los empleados del estadio. Momentos después, el jefe de seguridad del recinto llamó a la Policía Nacional para informar de lo sucedido.

Una vez superado el momento de sorpresa por todos los asistentes al partido y por todo aquel que estuviera viendo el partido por televisión, llegaba la pregunta del millón. ¿Cómo se cuela una persona en un partido a puerta cerrada y en una competición como la UEFA Europa League?

Pues bien, la respuesta es sencilla. El hombre desnudo de Granada saltó la valla que separa los dos recintos deportivos del Zaidín, Los Cármenes y el Palacio de Deportes. Lo hizo a las siete de la mañana, aproximadamente, cuando nadie podía verlo. Posteriormente, permaneció catorce horas bajo la lona que cubre la grada de preferencia antes de saltar al campo.