No hace tanto tiempo que José Luis Oltra daba las ruedas de prensa en la Ciudad Deportiva y en Los Cármenes. El que fuese entrenador del Granada CF en la temporada del fallido ascenso, 2017-2018 atiende a nuestra llamada para valorar los éxitos que está consiguiendo su antiguo equipo. Desde su Valencia natal desde donde disfruta del cariño de la familia y amigos, Oltra nos responde con la amabilidad que le caracteriza.

“Ha sido una temporada especial y diferente a todas y esperemos que no se vuelva a repetir por el tema de la pandemia. Ha dejado muchos daños colaterales, desde el impacto económico a sobre todo, la salud, los fallecimientos y los contagios”, nos cuenta un Oltra que no ha podido evitar el descenso del Racing de Santander a Segunda B.

Preguntado por el motrileño Nico Hidalgo que ha estado en su plantilla, el técnico se deshace en elogios hacia él: “Es un profesional excepcional, ha asumido bien los roles que le hemos dado. Le ha mermado alguna molestia antes del parón, después ha participado más. Es muy rápido y necesita sentirse bien y con confianza, tiene desequilibrio y buen uno contra uno. En lo personal no da ningún problema, se lleva bien con todos. Mi relación con él ha sido muy buena“.

Ya en clave granadinista, el expreparador rojiblanco asegura haber “visto algunos partidos, sobre todo antes de firmar en Santander. Es un equipo bien armado que sabe a lo que juega. Diego viene haciendo un gran trabajo, sus equipos son reconocibles, ordenados y disciplinados, además de sólidos y solidarios. Ese sello está puesto, los futbolistas han dado un buen rendimiento, ha habido estabilidad. La temporada es brillante, estoy convencido de que van a pasar las previas de Europa. Y estuvo a un paso de jugar la final de Copa, de hecho lo merecieron. Es una temporada para enmarcar y es un equipo que da gusto ver jugar” asevera Oltra.

El valenciano afirma que no siente “envidia sana. Solo tengo palabras de elogio hacia el club y su gente. Cuando el equipo ascendió llamé a todos, y aunque ahora sea un hito histórico no he llamado a tanta gente, porque el objetivo principal es estar en la máxima categoría. Me alegro mucho porque hay muchos futbolistas de cuando yo estuve. En algunos tengo peso importante en que estén ahí como Víctor Díaz o Ángel Montoro a los que había entrenado en el Recre. Me alegro mucho por ellos porque dejé muy buenos amigos en el club y en la ciudad. A Diego le tengo un cariño grande y una muy buena relación“.

Esta campaña tan exitosa en el Granada CF ha supuesto la revalorización de algunos jugadores que no tenían demasiados minutos con el entreandro valenciano: “Siempre he defendido a Rui Silva, Puertas y Germán. Rui era un portero muy joven pero firmamos a Javi Varas. Rui era un portero más callado en el vestuario. Suelo hacer pocas rotaciones y creo que Javi Varas estuvo a un alto rendimiento. A Germán yo le había seguido del Tenerife y cuando me pregunta Manolo Salvador yo le di el visto bueno. Germán empezó jugando pero se lesiona, y apostamos por Chico Flores y Saunier. A Germán le costó más entrar. En el caso de Puertas, fue fichaje de Manolo Salvador también, y es muy buen jugador, me encajaba pero ese año por la presión o las circunstancias no empieza bien, no hace buena pretemporada y aposté por Pedro que no era cojo ni manco y estuvo a un nivel altísimo. Los entrenadores no somos infalibles”.

Para terminar la entrevista, Oltra contestó al interés de la afición granadinista en Luis Milla, quien fuera pupilo del valenciano en el Tenerife: “Es un chaval excepcional, conocía mucho al padre con el que tengo cierta amistad. Yo le dije que iba a jugar en Primera cuando le entrené en Tenerife. Es un chico muy completo, juega muy bien al fútbol, desplaza muy bien, tiene criterio, es muy dinámico, tiene trabajo, tiene balón parado, tiene conducción para salvar líneas. Me consta que el Granada es uno de los posibles destinos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *