paco-cuenca

Se acabó la inestabilidad política de la Plaza del Carmen. Tras más de veinte días de desgobierno, la ciudad de Granada vuelve a contar con un Equipo de Gobierno fuerte y estable. El PSOE ha regresado al poder después de que su candidato, Paco Cuenca, haya logrado la mayoría absoluta en el Pleno de Investidura.

Así se cierra un nuevo capítulo de incertidumbre dentro de la política granadina, que ha estado marcada por la ruptura del bloque de derecha, lo que ha facilitado la llegada de la izquierda al máximo cargo consistorial. Cuenca ha obtenido un total de quince votos, uno más de los mínimos requeridos para auparse a la alcaldía.

Ahora, comenzarán a desgranarse las cuentas. Esos quince votos son el resultado de la suma de diez votos del PSOE, más tres de Unidas Podemos y más otros dos votos desconocidos. Una vez sabido en las últimas 24 horas que la formación de Antonio Cambril apoyaría a la socialista, queda por descubrir qué dos concejales de la corporación, que no pertenecían al bloque de izquierda, han dado su mano a Cuenca.

Uno parece estar claro. Luis Salvador, ex alcalde y miembro de Ciudadanos, ya había aseverado en los días previos que su apoyo se destinaría a la lista más votada: la socialista. A pesar de los intentos más de boquilla que de hechos de las direcciones nacionales y regionales de PP y Ciudadanos para volver a conformar un pacto de Gobierno, Salvador podría haber hecho caso omiso a las órdenes de Juan Marín e Inés Arrimadas.

Movimientos

Esta disparidad de opiniones podría desencadenar movimientos. Entre otros, el abandono (o el repudio) de Luis Salvador de la formación naranja en los próximos días, aunque nada está garantizado. La misma suerte podría correr José Antonio Huertas, ya ex edil de Deportes, si su voto se hubiese dictado en favor de los socialistas.

Sea como sea, Granada tiene nuevo alcalde hasta 2023, el socialista Paco Cuenca, que deberá decidir en los próximos días los integrantes de su Equipo de Gobierno. A él podrían acceder los catorce ediles de la corporación que le han respaldado en la votación, Salvador y Huertas inclusive. En Granada todo es posible.