El desconfinamiento es una realidad. Tras la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a los españoles nos ha quedado claro que la desescalada será “gradual, asimétrica y coordinada” y constará de cuatro fases.

La fase inicial o cero, que es en la que nos encontramos. Tras la salida de los niños el pasado domingo, y de los mayores para pasear o practicar deporte el 2 de mayo, volverán la próxima semana los entrenamientos individuales federados en los equipos profesionales. Y abrirán locales con cita previa, como restaurantes para pedir comida a domicilio. Abre unas medidas comunes para todo el país una vez doblegada la curva de contagios. Permite la movilidad fuera del domicilio, fundamentalmente el ámbito privado, Y también medidas con un riesgo asociado de contagio muy bajo o nulo, siempre que se cumplan las indicaciones de seguridad. Durante esta fase se podrán adoptar medidas que afecten exclusivamente a determinados territorios. En particular, islas sin movilidad exterior y con tasas de contagio prácticamente nulas.

La fase I o inicial, “permitirá en cada provincia el inicio del pequeño comercio y las terrazas con limitaciones del 30% y horarios para edades preferentes”. Esta fase se llevará a cabo en función de los indicadores del panel de indicadores en los diferentes territorios. También se abrirán los centros de alto entrenamiento y un plan más avanzado en las ligas profesionales. Se permitiría la apertura parcial de actividades, en particular, con cita previa o servicio en mostrador de pequeños comercios, restaurantes y cafeterías con entrega para llevar.

El curso escolar empezará en septiembre

En la fase II o intermedia se abrirá el interior de los locales con un tercio del aforo para los servicios en mesa en restaurantes, además de cines y teatros. “El curso escolar empezará en septiembre” y se podrán realizar “espectáculos culturales con menos de 50 personas o de 400 si es sentado”.

Este cronograma es orientativo y no tiene carácter exhaustivo. Las decisiones y fechas concretas sobre el efectivo
levantamiento de toda limitación establecida durante el estado de alarma se determinarán a través de los correspondientes
instrumentos jurídicos.

Fase III o avanzada. Se prevé la apertura de todas las actividades, pero siempre manteniendo las medidas oportunas de seguridad y distancia. Pedro Sánchez cree que “si todo va bien, a finales de junio estaríamos en la nueva normalidad en todo el país”. Establece un plazo de ocho semanas que podría ser de “seis en el mejor de los casos”. Museos, discotecas, espectáculos culturales o bares y comercios minoristas que no hubieran abierto con anterioridad, pero respetando una asistencia limitada.

El final será terminar con las restricciones sociales y económicas pero se mantiene la vigilancia epidemiológica, la capacidad reforzada del sistema sanitario y la autroprotección de la ciudadanía. El próximo 4 de mayo, las islas de “Formentera, La Gomera, El Hierro y La Graciosa comenzarían en la fase 1. El resto del territorio español en la cero”. Y se prevé que a finales de junio se complete la desescalada en todo el territorio nacional y se entre en la “nueva normalidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *