Policia-Nacional

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada en un intervalo de 15 días a 5 varones de entre 30 y 57 años, de nacionalidad española, marroquí y lituana, contando todos ellos con un amplio historial delictivo, como presuntos responsables de los robos en tres obras distintas situadas en Almanjáyar y Distrito Centro. Los detenidos ya han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.

En el intervalo temporal comprendido entre el 17 de diciembre del pasado año y el primer día del año en curso los agentes de policía han detenido a cinco individuos, con un amplio historial delictivo cada uno de ellos, sorprendidos cuando presuntamente se encontraban robando en tres obras de la barriada de Almanjáyar y del Distrito Centro de Granada.

Dos de los detenidos son de nacionalidad marroquí, de 31 y 44 años de edad respectivamente, los cuales poseen antecedentes policiales por hurtos y robos con fuerza y con violencia, acumulando entre los dos siete detenciones.

Otros dos son españoles, de 40 y 57 años, contando el mayor de ellos con 17 detenciones previas mientras que el otro acumula ya cuatro.

El último de los detenidos, de nacionalidad lituana y 30 años de edad, tiene en su historial delictivo 27 detenciones, habiendo utilizado hasta cinco identidades distintas con la finalidad de dificultar el trabajo policial.

Dos obras en Almanjáyar y otra en el centro de la capital

Los detenidos de nacionalidad marroquí fueron sorprendidos en el interior de una obra ubicada en el centro de la capital el pasado día 17 de diciembre, frustrando de esta manera el robo.

Tan solo cinco días más tarde, sobre las tres de la madrugada, los agentes de policía detuvieron en su huida a los dos individuos de nacionalidad española cuando pretendían alcanzar su furgoneta para alejarse del lugar. A estos dos varones se les intervinieron diversos objetos pertenecientes a la obra, entre los que se encontraban una manguera eléctrica, una bolsa con herramientas, unas escaleras de aluminio plegables, unas cizallas, un chaleco y un flexómetro. Todos estos objetos fueron devueltos por los agentes a sus legítimos propietarios.

El último de los detenidos, de nacionalidad lituana y amplio historial delictivo, fue sorprendido en los primeros minutos del año en curso, tras haber sido detectado por el sistema de alarma que protegía una obra ubicada en pleno centro de Granada.