cubillas-alhendin

Tenemos lío en el fútbol granadino, un desagradable episodio que se vivió en un partido de Primera Andaluza entre el Alhendín Balompié y el Cubillas. El encuentro tuvo lugar este pasado domingo 10 de octubre a las 12:35 en el Polideportivo Municipal de Alhendín y que finalizó con el resultado de 3-2 para el equipo local.

En el minuto 57 de partido la árbitra expulsó por doble amarilla al jugador Javier R. G. La colegiada granadina Martín Bacas reflejó en el acta que el futbolista le dijo «que chocho tienes, eres una hija de puta, os vais a enterar, si fueras un hombre te reventaba».

Minutos después, el asistente número 1, Faciabén Rubiño «se percató que el jugador se había ido a la grada y se dirigió a él en los siguientes términos: ‘Me cago en tus muertos, te tengo que matar cuando te vea en la calle'», continúa el acta del partido. Al parecer, en el minuto 77 volvió a amenazar al linier: «Te voy a matar, hoy te acuerdas de mi subnormal». Para repetirle: «Por si se te ha olvidado, me cago en tus muertos y os voy a rajar cuando os vea».

Antes de llegar al minuto 90 y según recoge Martín Bacas, el futbolista del Alhendín le dijo al asistente: «Te voy a matar tonto, no te mato porque llevo a mi hija en brazos». Pero la polémica no acaba ahí, ya que «finalizado el partido nos percatamos cómo se forma una tangana entre jugadores y espectadores en la zona de acceso a vestuarios», señala el acta oficial.

En el apartado de público, especifica que «7 u 8 espectadores de cada equipo saltaron al terreno de juego con empujones entre los espectadores». Este hecho se pudo producir porque Javier R.G. «le propina dos puñetazos al jugador número 12 del Cubillas, Emilio R.G. tras haberse increpado los dos, cayendo este desplomado al suelo y quedando inconsciente» dice el escrito arbitral.

También se puede leer que el futbolista del Alhendín tuvo «que ser sujetado por varios compañeros y adversarios, ya que quería seguir golpeándolo en el suelo». El jugador del Cubillas fue evacuado en ambulancia hasta un centro hospitalario.

El Cubillas ha emitido un comunicado oficial denunciando la situación y rechazando «vehementemente la agresión de la que víctima su jugador». Y añade que «el número 5 del Alhendín le propina una bofetada a otro jugador del Cubillas menor de edad que intentaba sujetar a este energúmeno».

Del mismo modo, el Fútbol Club Cubillas solicita a «la federación granadina y la justicia que caiga todo el peso de la ley sobre el agresor para que hechos de esta naturaleza no vuelvan a suceder en ningún campo».

La versión de Javier R.G.

En La Gaceta de Granada nos hemos puesto en contacto con el presunto agresor: «Me parece surrealista todo lo que se ha escrito en el acta. No es lógico que con mi hijo y con mi padre pudiera decir todo eso. La expulsión es lo de menos, una patada más de fútbol. Pero lo que viene después del partido es una de las muchas tanganas que se forman, ellos venían de encajar la derrota en el último minuto y hubo un calentón, unos empujones y un guantazo. Nada de puñetazos. Quiero pedir disculpas a este muchacho porque me arrepiento de lo que hice. La sanción chica no va a ser, la acataré y ya está».