La crisis causada por el COVID-19 está causando problemas en muchos aspectos de la vida diaria de los españoles, sobre todo desde el segundo fin de semana del mes de marzo, momento en el cual se produjo un aumento de casos de forma exponencial en la Comunidad de Madrid, que posteriormente han sido exportados a muchos lugares de España.

El transporte público, las relaciones personales, la vida laboral y académica (suspendidas las clases en toda Andalucía), los momentos de ocio o aspectos rutinarios como ir al gimnasio son algunos de los puntos en los que el coronavirus está afectando a la sociedad española y granadina, pero quizá el que más se está viendo influido por esta pandemia llega a la hora de realizar la compra en el supermercado.

Miedo a la reclusión total en las casas

El miedo a tener que verse recluido en el domicilio durante varios días está causando una especia de psicosis entre muchos de los ciudadanos de Granada y esto está provocando que muchos de los supermercados de la ciudad se vean prácticamente vacíos a pocas horas de la apertura de cada día, con colas que rozan lo surrealista y aglomeraciones de carros en las filas de cajas difíciles o casi imposibles de ver en situaciones normales.

Productos frescos de alimentación como la carne, el pescado, los huevos y la verdura están siendo agotados cada día antes de acabar la mañana y no son repuestos hasta el día siguiente a primera hora. Otros de los productos que alcanzan o rozan el fin de existencias diario son los básicos de aseo, como el papel higiénico o el gel de ducha.

30 comentarios

Comments are closed.