atleti-granada

Empate que puede saberle a gloria al Granada en un campo complicado como el del Atlético de Madrid. Los colchoneros llevaron la iniciativa al inicio del primer y segundo acto pero el equipo nazarí resistió con firmeza. No hubo goles y la ocasión más clara se produjo en el minuto 89 cuando Cunha estrellaba un balón al palo. Dos lesionados y tres sancionados, es el peaje que ha tenido que pagar el Granada.

Con dos novedades en ataque se presenta Aitor Karanka en el Wanda Metropolitano en su bautismo como primer entrenador de LaLiga. Y es que tampoco tenía mucho más dónde elegir, tras la sanción de Germán y la lesión de Jorge Molina que aunque viajó con el equipo hasta la capital, no entró en la convocatoria. Cambió de dibujo, reforzando la medular con la presencia de Collado. Y situando arriba a un Luis Suárez que volvía a la titularidad tras cumplir ciclo.

El arranque del Atleti fue como se preveía, de acoso y derribo. Bueno, más de acoso que de derribo porque Luis Maximiano tuvo que intervenir poco. Eso sí, los colchoneros insistían en atacar por la banda izquierda con las incorporaciones de Reinildo y sobre todo de Carrasco, que estaba con la flechita para arriba tras su doblete al Espanyol. Quini recibió a los 3 minutos la cartulina amarilla y eso condicionó al lateral cordobés, que sufría una y otra vez los arreones atléticos.

Pero con el paso de los minutos, los chicos que vestían zamarra verde y calzón grana, fueron ganando en confianza y empezaron a traspasar la divisoria de ambos terrenos de juego. Con tímidos y lejanos disparos, Machis y Escudero probaban a Oblak, pero servía para que los del Cholo dieran un paso atrás. La grada reclamó dos posibles penaltis pero Gil Manzano, y el VAR con buen criterio, decidieron que eran lances del juego.

En la reanudación, se repitió el guión del inicio del partido, con un Atleti dominador y un Granada agazapado que era capaz de resistir los disparos de Griezmann y Correa. El primer contratiempo para Karanka llegó a la hora de partido en forma de lesión. Darwin no podía seguir y dejaba su sitio a Myrto Uzuni. Pero no sería el único que pediría el cambio por lesión. En las postrimerías, Puertas aducía problemas físicos, siendo reemplazado por Raba. Antes, entraron Bacca y Montoro por decisión técnica.

No fue un final apto para cardiacos. En el minuto 88 Savic tuvo un testarazo muy claro tras el undécimo saque de esquina colchonero. El balón se fue por milímetros y Maximiano hizo la estatua. Pero más clara aún fue apenas segundos más tarde cuando Cunha estrellaba el cuero en la madera tras tocar en Domingos Duarte.

El Granada rascó un puntazo aunque pagará por ello. Ante el Celta de Vigo no estarán por sanción Duarte, Quini y Víctor Díaz. Y veremos si llegan los lesionados Machis y Puertas.