Quini, jugador del Granada CF ha hecho un repaso sobre la actualidad del club. Además de hablar sobre su lesión y lo vivido la pasada campaña.

El jugador cordobés viene de una época en la que ha tenido varias lesiones. Por ello, ha tenido que aprender a lidiar con este tipo de sensaciones e intentar mejorar otros aspectos. “Ha sido un año de aprendizaje por todo lo que ha pasado. Conocer un poco más mi cuerpo con la lesión tanto física como mentalmente. Una lesión de tantos meses te hace afrontar el día a día de una forma distinta. Pero me ha servido para sacar conclusiones positivas”.

Mientras estaba afrontando la lesión, sabía que iba a ser padre primerizo. Un aliciente para motivarle aún más para su recuperación. “Cuando llegó la lesión, mi mujer estaba embarazada de muy poco. Poder pasar tiempo con ella es una de las cosas que saco en positivo. Con la nueva lesión en el cuádriceps, hubo también momentos duros. Momentos que parecían de recaída, pero cuando llegaba a casa y veía a mi hijo, me reconfortaba“.

La lesión le ha enseñado muchas cosas, entre ellas buscar apoyo en el vestuario y aprender a vivir y entrenar al día. “Cuando tienes una lesión te tienes que intentar apoyar en el vestuario. Ayudarlos en lo que puedas e intentar aportar un granito de arena de la forma que sea. Me siento querido por los compañeros, siento que hay buen ambiente. He aprendido a vivir el día a día, cada entrenamiento. Cuando estás disponible, van pasando los días, los entrenamientos, a veces puede parecer que se hace algo pesado. Pero cuando te toca vivir la parte de la lesión que te quita todo lo anterior, te ayuda a valorarlo mucho más”.

Respecto a la actitud del equipo, no tiene más que buenas palabras. Ambición por seguir la línea en la que se va trazando en este proyecto y seguir los valores aprendidos en el club. “El equipo tiene la característica de pelear y competir. Venimos de un periodo complicado, con muchos partidos además del covid. Veo al equipo con la suficiente capacidad para poder seguir hacia adelante en estas situaciones. La confianza que tenemos entre nosotros es plena. Nos sentimos confiados de que vamos a dar muchas alegrías. El lema de eterna lucha lo llevamos todos reflejados a fuego. A pesar de todas las circunstancias este equipo nunca deja de creer. Siempre se lucha hasta el final, cuando el árbitro concluye el encuentro”.

Quini recuerda con mucha ilusión lo vivido la temporada pasada. Además, espera que este año se repita. La Copa fue algo que a principio de temporada no sabíamos que íbamos a vivir. Del año pasado hay que quedarse con todo porque fue algo excepcional. Todo el ambiente que se vivía en la ciudad, ibas por la calle y veías la ciudad y las casa con pancartas, todos los niños con las camisetas. El ambiente y la comunión que se creó entre el equipo, el club y la afición fue algo maravilloso. Este año el crecimiento está enfocado a poder competir cada tres o cuatro días. Así te das cuenta del nivel de exigencia que requiere y lo preparado que está el equipo y el club”.