guardia-civil

La Guardia Civil ha rescatado a cinco menores y al adulto que los acompañaba después de que los seis se quedaran embarrancados en el río Verde, en el término municipal de Otívar.

Pretendían que fuera un día divertido de verano, se bañarían en el río Verde y harían deporte de aventura descendiendo algunas pozas. El grupo estaba formado por dos adultos y cinco niños de entre diez y dieciséis años de edad. Sólo iban equipados con un bañador y zapatillas cuando comenzaron el descenso del río. Fueron saltando de poza en poza hasta que llegaron a un punto en el que ya no podían continuar ni hacia abajo ni volver hacia arriba sin material específico de barranquismo. Dejaron el río e intentaron escalar por la ladera, pero les fue imposible. Solo uno de los adultos pudo subir, salir del barranco y tras más de tres horas de caminata llegar hasta donde habían dejado los coches para llamar por teléfono y pedir ayuda a la Guardia Civil.

Sobre las 19:15 horas la Guardia Civil alertaba a los especialistas del Servicio de Montaña y de la Unidad Aérea para que se pusieran en marcha y acudieran al rescate de estas personas antes de que se hiciera de noche.

El helicóptero de la Guardia Civil comenzó a sobrevolar el río y localizó al grupo sobre las 20:00 horas. El helicóptero se situó encima de ellos, los especialistas en montaña bajaron hasta donde se encontraban los menores. Todos se encontraban en perfecto estado de salud. Mediante ciclos de grúa los agentes fueron sacando a cada uno de ellos del barranco y evacuándolos de dos en dos hasta donde habían dejado los coches.

Finalmente sí que fue toda una aventura para los menores. De ninguna manera podían haber imaginado al comenzar el día que colgarían de una grúa acompañados por un agente y que volarían en un helicóptero de la Guardia Civil.

La Guardia Civil recuerda, no obstante, que una actividad lúdica como esta puede ser extremadamente peligrosa. El descenso de barrancos se ha de hacer perfectamente equipado y acompañados siempre por un especialista. Los accidentes son comunes entre los neófitos y pueden tener consecuencias fatales.