juana-rivas-juicio

Tras darse a la fuga con sus hijos y estar en paradero desconocido durante un mes, negándose a entregárselos a su expareja en 2017. Juana Rivas ingresó en el CIS(Centro de Inserción Social) Matilde Cantos de Granada, el pasado 11 de junio para cumplir dos años y medio de condena.

A tan sólo una semana de su ingreso en el CIS, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, ha clasificado a la interna en tercer grado. A Juana Rivas le han aplicado el artículo 86.4 del Reglamento Penitenciario, lo que supone cumplir la pena en casa con pulsera telemática.

El acceso directo al tercer grado está regulado por una Instrucción de 2007 que fue aprobada cuando Mercedes Gallizo dirigía la Secretaría General, y el control telemático por una de 2019.

La agencia EFE informa: que han tenido en cuenta el ingreso voluntario de Rivas y que era su condena inferior a cinco años entre otras. También por su adaptación social y el gran apoyo familiar que está recibiendo.

Su abogado, Carlos Aránguez, ha señalado que su clienta cumple con “todos los requisitos legales”, y que seguirá luchando por conseguir un indulto. De esta manera Juana podría recuperar a sus hijos con “la mayor brevedad posible”.

Foto: Agencia EFE

Ahora depende de los organismos judiciales corroborar que la acusada huyó para proteger a sus hijos de su padre, Francesco Arcuri.

El pasado lunes 7 de junio, el movimiento feminista de Granda, convocó una manifestación para pedir a las autoridades pertinentes el indulto para la acusada, ¿habrá hecho efecto la manifestación?