ciencia-andalucia

La Consejería de Salud y Familias, a través de su convocatoria de Ayudas a la I+D+i Biomédica y en Ciencias de la Salud, ha seleccionado un proyecto de investigación que indaga en la cura de la diabetes tipo 1. Se trata de una de las enfermedades crónicas más frecuentes durante la infancia. Se estima que la padecen entre el 5 y el 10% de las personas con diabetes.

Este proyecto pretende validar en muestras de sangre la eficacia terapéutica de una molécula, descubierta y patentada por los propios investigadores de la Fundación Progreso y Salud. Este supuesto ya ha dado resultados positivos en modelos experimentales de la enfermedad.

En este sentido, el grupo de investigación liderado por el científico Benoit Gauthier llevará a cabo este proyecto en colaboración con otros hospitales andaluces, como el Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla o el Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz. Se trata de un equipo de trabajo multidisciplinar que pretende facilitar la traslación de la investigación básica de los científicos de la fundación a la aplicación clínica. Aplicación en muestras de tejidos humanos y de sangre, primero, y en ensayos clínicos en pacientes, en último término.

La molécula objeto de estudio, denominada BL001, ya ha sido testada y evaluada en modelos experimentales con ratones y en células humanas. “Está dando buenos resultados, por lo que se concibe como un potencial tratamiento frente a la diabetes tipo 1”, explica el doctor Gauthier.

Los estudios realizados hasta el momento han demostrado que BL001 propicia la conversión de las células alfa, que son productoras de la hormona glucagón. Esta hormona eleva la glucosa en sangre y favorece la hiperglucemia a células beta pancreáticas, que son las encargadas de sintetizar, almacenar y segregar insulina. Esta hormona es la que controla los niveles de glucosa en la sangre.

Función terapéutica

Además, han constatado que esta molécula es capaz de revertir el ataque autoinmune de la diabetes tipo 1. Se ha demostrado que esta molécula favorece la capacidad antiinflamatoria de determinadas células del sistema inmunitario, evitando que el propio sistema inmunológico destruya las células beta. Es lo que sucede en el organismo cuando se padece diabetes tipo 1.

Este proyecto, dotado con 150.000 euros, pretende dar continuidad al estudio de la molécula BL001 con aparente potencial terapéutico frente a la enfermedad. En este sentido, el grupo de investigación comprobará si lo que sucede en modelos experimentales y celulares se repite también en muestras de sangre tanto de pacientes diabéticos como de individuos sanos.

Del análisis obtenido, se podrá determinar la posibilidad de usar esta molécula como tratamiento para los pacientes que padecen la enfermedad. A este respecto, los investigadores confían en una respuesta similar a la observada en los modelos animales. Esperan que en individuos con diabetes tipo 1 se cree un ambiente antiinflamatorio favorable para la supervivencia de las células beta. Además, que se facilite también la transdiferenciación de células alfa a células beta.

“Todo ello favorecerá la regeneración de las células beta y hará posible el control de la glucemia, tratando así la causa de la enfermedad y no solo sus consecuencias”, asegura Gauthier.