luis-salvador-jose-antonio-huertas

El lío sigue más que presente en la Plaza del Carmen. Lejos de limar asperezas, el Pleno municipal ordinario del mes de junio ha crispado aún más la situación que se vive en el Ayuntamiento de Granada. Luis Salvador, alcalde de la capital granadina, ha arremetido contra los miembros de la corporación que han abandonado a mitad la sesión como muestra de rechazo hacia su figura. Estos han sido 18 en total: diez del PSOE, seis del PP y dos no adscritos.

“El comportamiento de los grupos no es comprensible. Le he recordado al portavoz del PSOE que todas las propuestas que habían planteado, como una serie de ayudas al comercio o iniciativas para el Día del Orgullo LGTBI+, habrían avanzado con los votos del Pleno”, ha aseverado Salvador.

“Se trataba de un Pleno completamente democrático. Sin embargo, mediante esta escena, calificada por el propio Cambril -portavoz de Podemos – IU- como ‘teatro‘, han abandonado irresponsablemente la sesión, quedando anulada”, ha proseguido.

En el marco de un Pleno cargado de tensión por parte de la oposición hacia el actual equipo de Gobierno, compuesto por Luis Salvador y el edil José Antonio Huertas, el máximo regidor municipal ha defendido su postura ante las peticiones de dimisión que le han lanzado los grupos socialista y popular, y también desde Podemos.

“Que el Partido Popular abandonase sus responsabilidades en el Gobierno de la ciudad no tenía sentido. Tampoco lo pidió este alcalde. Este equipo de Gobierno actual no quiere gobernar así dos años, ni tampoco perpetuarse en la institución de este modo”, ha comentado Salvador. Con esta situación, “hubo presión sobre los actuales concejales no adscritos -Manuel Olivares y Lucía Garrido-, para que la Junta de Gobierno Local no funcionase”.

Una solución antes de julio

Asimismo, el alcalde de la ciudad de la Alhambra ha admitido que el fin a todo este embrollo estaría muy próxima. Concretamente, Salvador ha emplazado a “la semana que viene o la siguiente” para adoptar una solución definitiva que solvente la debilidad actual del Gobierno local.

Por el momento, no parece que el tan ansiado por la oposición paso al lado del primer edil vaya a fructificar. “Este alcalde no va a ser un impedimento a la hora de tomar soluciones, pero sí que tiene que velar por a integridad de la institución. Como se ha manifestado antes y durante el Pleno, la normalidad se puede conseguir sin ningún tipo de dimisión”, ha clarificado Salvador.

Tampoco se concibe como probable el regreso del Partido Popular a un Gobierno compartido junto con la formación naranja y con Luis Salvador a la cabeza. Tras el anuncio por parte de César Díaz, actual portavoz popular en el Consistorio, de que esta no es una opción, “el PP es responsable de ello y no podrá achacar a nadie que no haya tenido oportunidad de reflexionar”, ha añadido el de Ciudadanos.

“Ahora se tienen que estudiar el resto de posibilidades, buscando siempre lo mejor para Granada, como queremos Huertas y yo. Ni quisimos esta situación, ni abandonamos el Gobierno ni nuestras responsabilidades, ni escatimamos esfuerzos para que hoy hubiese un Pleno para que la ciudad siguiese avanzando como necesita”, ha concluido. Salvador camina solo y sorteando los obstáculos que le interpone una oposición que se relame esperando la caída del sol.