luis-salvador

El alcalde de Granada, Luis Salvador, ha emitido un mensaje conciliador de cara a recuperar la ‘vieja’ normalidad en la capital granadina. Así, el primer edil ha pedido “eliminar la crispación -política-. Tenemos que inyectar empuje en la sociedad y festejar cada logro conseguido con esfuerzo y trabajo. El fin último de la política es mejorar la vida y la felicidad de las personas”.

Salvador ha pronunciado estas palabras en mitad del acto de conmemoración del 40 aniversario de la Asociación Granadina de Atención a personas con Parálisis Cerebral (ASPACE). “Esta asociación tiene a su presidenta, que es una luchadora incansable por la causa. Tiene a unos profesionales estupendos y también a todos sus usuarios y sus familias, que han aportado mucho a la asociación y a Granada. Su solidaridad tiene que tener recompensa en forma de ayudas”, ha destacado el alcalde.

En materia de inclusión social, Salvador ha señalado que “tenemos que hacer una ciudad accesible e inclusiva en todos los sentidos. Volveremos a recuperar la normalidad. La ciudad no tiene sentido si no está para las personas que viven en ella. Todas tienen que tener cabida para que esta ciudad la disfrutemos y la suframos todos por igual”.

El regidor municipal ha valorado la planificación del Gobierno local a largo plazo. En concreto, a diez años vista. “Tenemos un reto por delante que tenemos que aprovechar para que ASPACE, como toda la ciudad, siga creciendo. En diez años, coincidirá el 50 aniversario de la asociación con el 500 aniversario de la Universidad o la capitalidad cultural europea de Granada en 2031. Entonces, empezaremos a recoger los frutos de lo que estamos sembrando ahora”.

Por encima de todas las cosas, la prioridad de Luis Salvador parece clara. “Aunque estamos en una situación complicada, Granada tiene que recuperar su economía. La mejora del patrimonio que vamos a acometer o los proyectos para acercar un turismo de calidad son pilares fundamentales para mantener la economía de nuestras familias y de nuestra ciudad”.