San-Juan-de-Dios-Ucrania-acogida

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ya ha comenzado la acogida de personas desplazadas que huyen de la guerra de Ucrania en sus centros de Andalucía en coordinación con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Esta Institución, de carácter internacional y sin ánimo de lucro, ha puesto a disposición un total de 109 plazas en Andalucía, 50 de ellas en Granada, con la intención de acoger a estas familias y facilitarles un hogar digno hasta que cese el conflicto con Rusia y puedan regresar a su país.

Así lo ha afirmado la directora territorial de San Juan de Dios en Andalucía, María José Daza, quien ha explicado que la oferta de plazas para la acogida se ha diversificado en tres provincias andaluzas: 50 en Granada, 24 en Cádiz y 35 en Sevilla. Desde hace semanas, la Orden de San Juan de Dios está realizando adecuaciones en sus instalaciones para adaptarlas a las necesidades de estas personas.

“Se trata de un ejercicio de acogida, algo que forma parte del ADN de esta Institución, sobre todo si hablamos de la acogida de personas y familias que atraviesan situaciones complicadas, de vulnerabilidad. Abandonar tu casa, dejar atrás tu país, muchos, a parte de sus familias, debe ser una experiencia devastadora. Por eso, nuestra intención es acogerles con calidez e intentar que, mientras estén con nosotros sientan que, aunque estén a miles de kilómetros del suyo, aquí tienen un hogar”, ha explicado Daza.

En la provincia de Granada, la Orden ha habilitado su sede de Calahonda, en la costa tropical granadina, tal y como ha afirmado el director- gerente de los centros de San Juan de Dios en Granada, José Luis Castellar, quien ha explicado que se trata de una apuesta más de la Institución por estar al servicio de aquellas personas que lo necesitan en el momento clave. “El acoger al extraño como propio, tender nuestra mano y abrir nuestra casa a quienes nos necesitan son las señas de identidad de la Orden, y en este conflicto internacional hemos considerado necesario dar un paso al frente para poder atender y acoger a todas estas personas que están viviendo esta durísima situación”, ha explicado. “Ahora más que nunca, necesitan sentirse queridos, arropados, cuidados, apoyados, y ese sentido, no dejaremos de responder activamente”.

Foto: Orden Hospitalaria San Juan de Dios.

A la llegada de las primeras familias acogidas por San Juan de Dios a partir del 9 de mayo, que se han instalado en la sede que posee la Orden en la localidad costera de Calahonda, se vivieron momentos de gran emoción, ya que se trata de personas que llevan soportando situaciones de estrés e incertidumbre continuadas.

“Son personas que han llegado con la enorme incertidumbre de llegar a un país desconocido para la mayoría de ellos, y tras haber vivido experiencias de gran dolor. Todo eso unido a encontrarse con otro idioma y que desconocían dónde y cómo se instalarían aquí en España, hace que su llegada no haya sido nada fácil”, ha explicado la coordinadora de San Juan de Dios para este programa en Granada, Andrea Castillo. “Todo ello sumado ahora a la preocupación de la mayoría de las familias que vienen con niños pequeños, algunas mujeres incluso embarazadas, que sufren la intranquilidad y la desazón de pensar en cuál será el futuro de sus hijos no solo en estos momentos, sino a largo plazo, qué futuro podrán darles para que encuentren paz, estabilidad y esa felicidad que tanto necesitan”.