Los Planes de Centro de cada centro educativo, a cuyo cumplimento está obligada toda la
comunidad educativa, contemplan con carácter general dentro de su protocolo Covid, el uso
obligatorio de la mascarilla. Si algún alumno o alumna tiene un problema médico que le dificulte el uso de la mascarilla, deberá aportar informe médico que acredite dicha circunstancia.

En el caso de que las familias no aporten ningún informe médico, el centro aplicará su reglamento, ofreciendo una mascarilla. En el caso de no ponérsela, no permitirá que dicho alumnado acceda al centro.

ENTREGA MASCARILLAS NORTE
FOTO: Ayuntamiento de Granada


Las faltas injustificadas de asistencia al centro conllevarán la apertura del protocolo de absentismo, cuando se acumule el preceptivo número de faltas. En el caso de aportar informes médicos, el centro educativo estudiará la respuesta educativa más apropiada para el alumnado, en función de la etapa educativa en la que esté matriculado y de los recursos disponibles, contando con el asesoramiento, si fuera necesario, del inspector de referencia. Como ya ha manifestado el Consejero Imbroda: «A las familias que tienen este tipo de dudas o convicciones querría recordarles que las familias educan y los colegios enseñan. A esas familias quiero recordarles el respecto a la convivencia, y convivir significa cumplir unas normas, y entre ellas están las que nos han dictado las autoridades sanitarias, que no
son ningún capricho.

Una de ellas es el uso obligatorio de las mascarillas. Si esas familias les dicen a sus hijos que no lleven mascarillas no están facilitando ni respetando la convivencia. Es una situación que hay que corregir, y si insisten pues incurrirán en una falta grave que supone esa dejación de responsabilidad. En el caso del año pasado de un padre de Málaga, la sentencia judicial fue tan contundente contra el padre que no lo dejó en muy buen lugar. Apelo a la responsabilidad y al respeto a las normas de convivencia» «En estos casos interviene la inspección educativa para corregir. Este consejero no va a consentir la más mínima falta de respeto a las normas de convivencia en un centro educativo. Los centros educativos están para enseñar y por supuesto para reforzar valores como el respeto, la responsabilidad y el rendimiento. Valores que, en cualquier caso, nacen en las familias».

javier-imbroda
Foto: Junta de Andalucía

«Los docentes lo que necesitan fundamentalmente es tranquilidad, no necesitan ruido, la educación necesita calma y tranquilidad para que nuestros docentes puedan desarrollar la mejor formación para nuestros niños y jóvenes. Vamos a velar por ello, y si se produce algún tipo de conducta o comportamiento inapropiado actuaremos con absoluta contundencia».