rafa-mir-celebra-gol

Todo lo que podía salir mal en Huesca, salió mal. Derrota, lesión y expulsión. Los andaluces cayeron por 3-2 ante el último clasificado. Yangel Herrera pidió el cambio doce minutos después de entrar en el campo. Además, Germán Sánchez vio una roja directa a pocos minutos del final y se perderá el partido ante el Elche. Toca descansar, desconectar para centrarse en el partido del jueves ante un Nápoles que también perdió por 4-2.

Se preveían rotaciones en el Granada para visitar al colista de La Liga, y hasta nueve caras nuevas pudimos ver en el equipo titular respecto al choque ante el Nápoles. Solo repitieron Rui Silva y Dimitri Foulquier. Y la cosa es que el conjunto rojiblanco empezó bien el partido, dominando, teniendo ocasiones y adelantándose gracias a un zapatazo de Domingos Quina desde dentro del área.

Pero los andaluces dieron un paso atrás, invitando al Huesca a ser protagonista. El equipo de Pacheta pudo empatar desde los once metros tras un penalti cometido por Rui Silva en una mala salida, pero Rafa Mir estrelló el balón a la madera. Sin embargo, minutos después Dani Escriche aprovechaba un balón muerto en el área tras el rebote de un chut de David Ferreiro. Con el empate en el luminoso, los aragoneses se lo empezaron a creer gracias a los errores defensivos del cuadro nazarí.

En dos saques de esquina, primero Pulido y después Foulquier en propia meta, ponían tierra de por medio. Por cierto, pudo haber falta de Rafa Mir en el tercer gol. Con ese resultado de 3-1 se llegaba al descanso, con el evidente enfado de Diego Martínez. Tras el tiempo de asueto, entraron Molina y Machis por Vico y Foulquier.

La entrada del venezolano fue un soplo de aire fresco. Desbordando, centrando, chutando, en definitiva, revolucionando el partido. De hecho, de sus botas nació el 3-2 con una gran acción individual que remató a la red Alberto Soro. La peor noticia llegaría en forma de lesión. Yangel Herrera apenas llevaba diez minutos sobre el campo cuando sintió unas molestias físicas y tuvo que pedir el cambio. También Domingos Quina se retiró con problemas. Poco antes de llegar al noventa, Soto Grado expulsó de forma rigurosa a Germán por una entrada sobre Javi Galán.