Pilar Aranda, rectora de la Universidad de Granada, ha confirmado que los estudiantes sancionados con expulsión, por copiar en los exámenes de Derecho Administrativo, no han sido evaluados en cumplimiento con la sanción impuesta por el Rectorado.

El caso saltó en julio de 2020. Un grupo de estudiantes alertaron de que se había dado información sobre las respuestas del examen a través de un grupo de Whatsapp. Esto era posible debido a que, durante ese tiempo, los exámenes eran online a causa de la Covid19.

La Inspección de Servicios se puso manos a la obra e investigó lo sucedido. Se llegó a la conclusión de que se había producido una falta y los estudiantes implicados fueron sancionados con expulsión por un periodo que iba del mes a los cuatro meses.

La Oficina de Gestión de la Comunicación ha añadido que “se está resolviéndose individualmente, dado que los estudiantes han presentado alegaciones, que se están respondiendo antes de que puedan ser firmes las sanciones”.