La Fiscalía ha pedido cuatro años y ocho meses de prisión para un joven portugués que fue sorprendido con drogas en el cacheo al que la Policía Nacional lo sometió. A su vez, agredió al vigilante de un supermercado de Granada capital.

El pasado 3 de diciembre de 2020, “tras pagar una bebida isotónica, pretendía marcharse del supermercado sin pagar unas empanadillas que había ocultado en su chaqueta”.

A la salida de la caja, un vigilante de seguridad lo detuvo para que “entregase lo sustraído” pero el joven “no solo se negó, sino que comenzó a golpear con la botella de bebida isotónica” a este trabajador “por todo el cuerpo”. También, le propinó una serie de “patadas, hasta causarle lesiones y escupirle”.

FOTO: Junta de Andalucía

Cuando los agentes llegaron al supermercado, intentaron levantar al joven del suelo pero “reaccionó con una violencia inusitada, golpeando con patadas a los dos y resistiéndose a entrar en el vehículo policial”.

Posteriormente se le intervenía un total de 47 gramos de MDMA, con valor estimado de cada pastilla en el mercado negro de 10,49 euros.

El acusado también se enfrenta al pago de multas por un total de 2.280 euros. Está procesado por la presunta comisión de delitos leve de hurto en grado de tentativa; de atentado; leves de lesiones (tres); y contra la salud pública, ilícito este último por el que el ministerio público interesa la mayor pena, cuatro años de prisión.