Este pasado sábado 17 de octubre entraban en vigor las nuevas restricciones impuestas por la Junta de Andalucía entre las que destacan el cierre obligatorio de establecimientos a las 22:00 horas. Una nueva situación que puede gustar más o menos pero que se ha cumplido a rajatabla por parte de los hosteleros de Granada.

Tanto es así que la Policía Local de la capital nazarí solo interpuso una denuncia por sobrepasar este límite horario. Dos establecimientos fueron sancionados por vender alcohol después de las diez de la noche.

Las llamadas telefónicas realizadas a la central policial también disminuyeron de manera considerable respecto a fines de semana anteriores.

En total se realizaron 48 actuaciones, predominando las relacionadas con ruidos por fiestas en pisos (14). Tres personas fueron sancionadas por no usar la mascarilla obligatoria y dos por consumir alcohol en la vía pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *